Competencia, burocracia?

Ifetel y Cofeco¿

Luis Pazos (*)

La Comisión Federal de Competencia (Cofeco) y el Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel) pueden tomar un camino que incremente la competencia, beneficie a los consumidores y así justificar socialmente su existencia; pero hay el peligro de convertirse en instituciones que aumenten los gastos de las empresas, los tiempos para realizar transacciones y generen inseguridad jurídica, en tal forma que las pérdidas sociales sean mayores a los beneficios.

Para evitarlo, quienes legislan las leyes secundarias y los comisionados de la Cofeco y los de la Ifetel deben tener claro que los monopolios artificiales surgen y se mantienen por leyes y reglamentos que impiden competir a cualquier persona o empresa interesada en un sector.

La primera labor de los legisladores y funcionarios de esas dependencias debe ser identificar leyes, reglamentos, circulares o posturas del Ejecutivo federal, gobiernos estatales y municipales que amparen los monopolios.

Los peores enemigos de la competencia no son las grandes empresas, sino las leyes y funcionarios que favorecen los monopolios. Hay empresas chicas monopólicas y grandes que enfrentan competencia. Ifetel y Cofeco deben luchar por suprimir todas las barreras de entrada, legales y administrativas, que impiden la competencia en varios sectores.

Los monopolios artificiales no los define el tamaño de las empresas, sino una posición jurídica y administrativa privilegiada. No es dividiendo empresas, obstaculizando fusiones o controlando precios como se combaten los monopolios. Esas estrategias sólo aumentan costos y trámites que recaen sobre los consumidores.

Más competencia no se logra con que siete funcionarios y no millones de consumidores decidan arbitrariamente el tamaño de cada empresa o los precios a los que deben vender. Es necesario el combate a todos los entornos monopólicos, aunque no sean muy ostentosos para los comisionados, como los de grupos de taxistas en varios aeropuertos y estados, que con la complacencia o complicidad de autoridades, impiden que cualquier persona ajena a su gremio transporte turistas en “su territorio”.

Ojalá los comisionados de la Ifetel y la Cofeco fomenten la competencia y no sólo aumenten los costos de transacción, que en una economía globalizada resta competitividad a empresas nacionales.- México, D.F.

[email protected]

@luispazos1

—–

*) Profesor de Economía Política

No es dividiendo empresas, obstaculizando fusiones o controlando precios como se combaten los monopolios




Volver arriba