¿Campaña publicitaria?

¿Campaña publicitaria?

Cruzada contra el hambre

Roger Antonio González Herrera (*)

Tuve la oportunidad de participar recientemente en un foro convocado por el Instituto Municipal de la Mujer de Mérida, cuyo tema de discusión fue: “Las políticas públicas del Ayuntamiento en el marco de la Cruzada Contra el Hambre”. Como se esperaba, el coloquio fue interesante y de él surgieron varias ideas para incorporar en el trabajo cotidiano de la municipalidad.

En lo personal me quedé con la inquietud de conocer las acciones que en concreto el gobierno Federal ha realizado en los dos municipios de Yucatán (Mérida y Tahdziú) que fueron seleccionados para participar en esa estrategia nacional que tiene como objetivo erradicar el hambre a partir de una alimentación y nutrición adecuadas de los mexicanos en extrema pobreza. La meta, según se apunta en la página electrónica de ese plan, que inició con bombo y platillos la administración de Enrique Peña Nieto, es atender a 7.4 millones de mexicanos, la mitad de ellos ubicados en zonas urbanas.

El municipio de Mérida, con casi un millón de habitantes, tiene la mayor concentración de población económicamente activa y paulatinamente se convierte en la principal urbe del sureste del país, que destaca por contar con los mejores hospitales y universidades, a la vez que por su buena infraestructura, sus atractivos turísticos y excelentes condiciones de seguridad y bienestar. No obstante y quizá por contar con la mayor concentración humana del sureste, es también el municipio que reúne a la mayor cantidad de personas en situación de pobreza, exactamente 263,837, según dio a conocer la Sedesol en la instalación del Comité Municipal Intersecretarial para la Instrumentación de la Cruzada Contra el Hambre (Diario de Yucatán 13/junio/2013). Y de esa cantidad, unas 30,000 personas se encuentran en pobreza extrema o, como dicen ahora, en “pobreza alimentaria”.

En Mérida, la estrategia contempla alinear 76 programas y focalizar el trabajo en 44 de las 47 comisarías y todas las colonias del sur de la ciudad. En el foro se habló de los programas municipales que ya están en marcha para dotar de mejor infraestructura a dichas comunidades y mejorar la alimentación familiar. No obstante, de parte del Gobierno Federal aún no se observa una acción decidida o, incluso, diferente a las realizadas en años anteriores.Investigando un poco nos enteramos de que el Programa Oportunidades beneficia en la capital del Estado a apenas 12,900 personas, ni siquiera la mitad de las que, según datos oficiales, están en pobreza extrema.Otro programa que puso en marcha el Gobierno Federal en el marco de la Cruzada Contra el Hambre es la dotación de tarjetas de débito a familias pobres, en las que bimestralmente se depositarán $1,276 para canjear en una cadena de supermercados por productos de la canasta básica. En Mérida, increíblemente, sólo unas 623 personas recibieron esa tarjeta.

Como se puede apreciar, estas acciones aún son muy tímidas para la gran expectativa que generó el multicitado programa estrella del Gobierno Federal. Quizá se gasta mucho más en su publicidad que en las acciones concretas en beneficio de los más pobres, a menos que, efectivamente, sólo sea una estrategia publicitaria o electorera.- Mérida, Yucatán.

[email protected]

@rogergonzalezh

—–

*) Subdirector de Fomento Productivo de la Dirección de Desarrollo Económico del Ayuntamiento de Mérida




Volver arriba