Bajo el signo del PRI

Por Eduardo R. Huchim

1_090414p4EHMphoto01

Salvador Nava Martínez, ejemplo de rectitud y lucha. In memóriam

En la designación de los 11 integrantes del Consejo General (CG) del Instituto Nacional Electoral (INE), los diputados fueron incapaces de actuar sin criterios partidarios y dieron vida a un órgano con déficit de confianza, lo cual es, institucionalmente, una mala manera de nacer. Al aplicar cuotas partidarias dejaron fuera perfiles mejores que la mayoría de los elegidos y sólo quedaron tres damas, el mismo número que hubo en 2003 en un IFE de nueve consejeros.

El proceso del INE empezó con la integración de un comité evaluador, pero previamente el ex consejero Alfredo Figueroa fue vetado por Los Pinos, donde en cambio se apoyó con entusiasmo a Lorenzo Córdova. El comité, conformado en buena parte por prestigiados ciudadanos, tomó varias decisiones insuficientemente explicadas y dio margen a suspicacias. Ejemplos:

a) Se excluyó de las quintetas al jurista Santiago Nieto Castillo, finalista en el inacabado proceso para designar al sucesor de Sergio García Ramírez. Nieto fue en 2011 el magistrado ponente de la anulación de los comicios municipales en Morelia, resuelto por la Sala Toluca del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), lo cual disgustó al PRI. ¿Aceptó el comité evaluador un veto priista? Lo cierto es que en aquel episodio, la entonces magistrada Adriana Favela votó contra la anulación y hoy es consejera electoral propuesta por ese partido.

b) Un ex consejero del IFE, Arturo Sánchez Gutiérrez, a pesar de sus merecimientos, no apareció en la quinteta para presidente y fue enviado a una de tres años.

c) En su boletín número 6, el comité habló de “solvencia ética”, pero no todas sus propuestas poseían tal calidad y al menos una estuvo en el centro del escándalo público.

El consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova Vianello, llegó en 2011 al IFE y su presencia en el CG presidido por Leonardo Valdés insufló confianza y esperanza de una sólida actuación, pero resultó una gran decepción al sumergirse en la tibieza y el cálculo personal, aunque su retórica es atractiva para muchos. Teniendo como meta suceder a Valdés, acompañó decisiones censurables como la aprobación del inverosímil dictamen consolidado de la sospechosa Unidad de Fiscalización, así como sus conclusiones sobre el caso Monex, además de impulsar una recomendación a la Cofetel para suspender el llamado apagón analógico, en consonancia con la postura de la TV comercial.

Si el hoy presidente continúa por la ruta inicial y los consejeros “priistas” actúan como correas de transmisión, el dominio del PRI en el CG augura malos tiempos para la democracia. Tal dominio se ha manifestado no sólo por quienes el PRI llevó al CG, sino también porque evitó la llegada al INE de candidatos sólidos que habrían combatido las pillerías comiciales sin distingos partidistas. Ahora bien, hay cuatro consejeros que, por lo menos a mí, me evitan la desconfianza absoluta en el nuevo órgano: Benito Nacif, si evita incongruencias y resiste presiones; Ciro Murayama, quien en 2011 renunció a sus aspiraciones al IFE por el irrespeto de los diputados; Sánchez Gutiérrez, cuya experiencia en fiscalización puede ser valiosa en el INE, si actúa mejor que como lo hizo en el caso Amigos de Fox, y Pamela San Martín, cuya trayectoria cercana a causas ciudadanas permite presumir un compromiso genuino con el electorado.

¿Podrán los 11 consejeros del INE frenar al PRI, experto en redes de simulación financiera y de compra y coacción del voto? ¿Podrán sancionar los excesos de los partidos que burlen las normas que ellos mismos diseñan? ¿Se atreverán a exhibir las inconsistencias del TEPJF? ¿Actuarán con autonomía, imparcialidad y rigor, aunque eso impida o dificulte llegar a posiciones que requieren la simpatía de los partidos? ¿Evitarán el irracional gasto que tenía el IFE y la complacencia con la TV comercial?

Todo ello es posible, pero es dudoso que los consejeros lo hagan. Y la duda es decir mucho en favor de la mayoría de ellos.- México, D.F.

[email protected]

@EduardoRHuchim

—–

*) Periodista




Volver arriba