Ataques a civiles

Por Carlos Loret de Mola

A partir de los ataques de grupos autodenominados anarquistas durante distintas marchas y conmemoraciones, el gobierno del D.F., encabezado por el ex procurador Miguel Ángel Mancera, creó un área especial de inteligencia dedicada a dar seguimiento a estos activistas.

El área está bajo las órdenes del secretario de gobierno del Distrito Federal, Héctor Serrano, y conjunta también información que le proporcionan la Procuraduría General de Justicia, que dirige Rodolfo Ríos Garza, y la Secretaría de Seguridad Pública local, que encabeza Jesús Rodríguez Almeida.

Este cuerpo de analistas emitió un informe, clave y confidencial, al que tuve acceso. En él se traza lo que es considerado una peligrosa amenaza: que los anarquistas están evaluando empezar a atacar objetivos humanos, es decir, que ejercer violencia contra civiles podría convertirse en el nuevo modus operandi de estos radicales, y que eso ubicaría a la ciudad de México como un lugar donde se cometen actos terroristas.

El informe especifica que hasta ahora los grupos anarquistas no han atacado a ciudadanos sin cargo oficial, es decir, han centrado su violencia contra inmuebles (tiendas, bancos, hoteles, sedes de partidos, oficinas públicas), policías y funcionarios que llegan para contenerlos o negociar.

Los grupos anarquistas no se han pronunciado aún sobre si vislumbran un cambio de esta magnitud en su estrategia de lucha.

El informe confidencial del más alto nivel en el gobierno del D.F. también señala que uno de los principales líderes de los anarquistas es Jorge Mario González García, de 23 años de edad, detenido el año pasado durante los desmanes en la marcha conmemorativa de la masacre del 2 de octubre. Registra que su fuerza dentro del colectivo es tal que se han registrado marchas para exigir su liberación. González ha recibido apoyo de figuras internacionales, como el intelectual Noam Chomsky, y nacionales, como el actor Damián Alcázar, quienes han exigido su liberación en declaraciones y vídeos.

Igualmente, reporta que el gobierno federal, concretamente el Cisen (Centro de Investigación y Seguridad Nacional), ha obtenido datos sobre tres ciudadanos extranjeros que llegaron a México para sumarse a la lucha anarquista mexicana. Uno de ellos, italiano, figura del anarquismo mundial, Alfredo Bonnano, fue ubicado por las autoridades del Instituto Nacional de Migración, que impidieron su ingreso al país. Los otros dos, un brasileño y una chilena, lograron entrar a territorio nacional. Los tres se suman a las dos canadienses que fueron detenidas en flagrancia hace unos días, cuando arrojaron bombas molotov contra las instalaciones de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

Saciamorbos

“La llegada del Ejército ha causado beneplácito y a estos grupos (autodefensas) se les ha hecho ver que ya no tienen razón de ser”: Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación. 22 de mayo de 2013.- México, Distrito Federal.

[email protected]

—–

*) Periodista yucateco, conductor de Primero Noticias.




Volver arriba