Nueva forma de enseñar

De tiempo completo

Armando González Rosado (*)

No ha dejado de llamarnos la atención y ha sido objeto de nuestro interés la organización de las Escuelas de Tiempo Completo, que de comprobarse su efectividad plenamente en el campo de la educación podría establecerse en la mayor parte de las escuelas de Yucatán.

El programa Escuelas de Tiempo Completo nace en la República mexicana a partir del año 2007, por indicaciones de la Secretaría de Educación Pública en coordinación con las autoridades educativas estatales. La intención primordial de este programa es elevar la calidad de la educación de los niños, niñas y jóvenes mexicanos.

El objetivo general de la escuela de tiempo completo es contribuir a mejorar las oportunidades de aprendizaje de los alumnos de escuelas públicas de educación básica mediante la ampliación del horario escolar.

El objetivo específico es mejorar las oportunidades de aprendizaje en las alumnas y los alumnos de escuelas públicas de educación básica que amplían su jornada escolar.

En este sentido, las líneas de trabajo de esta propuesta pedagógica para el programa Escuelas de Tiempo Completo son:

Fortalecimiento de los aprendizajes.

Arte y cultura.

Recreación y desarrollo físico.

Desarrollo de habilidades digitales.

Aprendizaje del inglés.

Vida saludable.

Estar en la escuela mañana y tarde puede ser una oportunidad fundamental para aprender más y aprender mejor, y también para explorar nuevas maneras de enseñar.

Para lograrlo, la escuela debe contar con los elementos necesarios para “contribuir a que los alumnos desarrollen, paulatina y sistemáticamente competencias que les permitan tener una vida digna y desempeñarse eficazmente en un mundo cada vez más complejo y cambiante

Es una estrategia pedagógica para mejorar la calidad de la educación y ampliar las oportunidades de aprendizaje de niños y jóvenes que cursan la educación pública básica. Con base en las definiciones del currículo vigente, las escuelas de tiempo completo incrementan la jornada escolar y ofrecen una propuesta pedagógica que se adapta a las características y necesidades de los estudiantes.

En las escuelas de tiempo completo se impulsa el trabajo colegiado y se promueve el compromiso y apoyo de las familias y la comunidad para ofrecer una educación de calidad con equidad.

En algunos planteles del país se ha observado que funcionan de esta manera: los días laborales son de lunes a viernes. El horario de la jornada laboral es extendido y aumenta de cinco a ocho horas diarias.

El periodo de clases comienza a las ocho de la mañana y continúa así hasta las 11 (donde se hace un espacio para un receso de 30 minutos); a las 11:30 se regresa a las aulas para seguir laborando y así se continúa hasta la una de la tarde. De la una a las dos de la tarde se abre el comedor escolar, donde los niños y maestros pasan a disfrutar de diversos platillos, a consideración de las madres, que en la semana les tocó atender la cocina. Después de comer, a las dos de la tarde, los niños y maestros regresan al salón de clase para continuar la jornada escolar.

Como se puede observar, en cada estado de la República se harán las adaptaciones necesarias, sin perder el objetivo de que el alumno permanezca en la escuela ocho horas diarias para lograr una educación integral en las escuelas de tiempo completo.- Mérida, Yucatán.

[email protected]

—–

*) Ex supervisor escolar




Volver arriba