La otra realidad

Jessica Regina Zapata Martín (*)

Navidad

Quizá se haya evitado que en esta vida existan diversas realidades, unas mucho más duras que otras. Obviamente, como personas con control de cambio hemos elegido la que quizá nos hace sentir mejor, aunque en ocasiones es necesario ver la parte oscura en la que probablemente se viva.

Quiero que hagan consciencia que tras el Santa verde, azul y rojo, el arbolito y todos los adornos, canciones y ambiente navideño, para algunas personas esta fecha no es una razón para estar feliz y tranquila, sino todo lo contrario.

Aunque definitivamente algunas personas al leer esto piensen que no les concierne, déjenme comentarles que aceptar esa parte de vulnerabilidad, ese “puedo ser yo”, sin duda permitirá expandir aquella verdad real y no ideal en la que por muchas circunstancias vivimos.

Muchos se preguntarán: ¿Por qué esta fecha entristece, genera odio, miedos y estrés si todo es bonito? Para ejemplificar: unos padres que no encuentran empleo comienzan a sentir la cercanía de diciembre y en lo primero que piensan es en sus hijos y en hacerlos feliz.

Envueltos en el estrés, ambos se preguntan qué le regalarán a sus hijos… ¿Esta vez no llegará Santa Claus?

“No tenemos ningún centavo pero hay que encontrar la manera para que cuando amanezca vean que ha llegado algo…”. Por otro lado, también se cuestionan sobre la cena del mismo día, la comida de los demás días y, por supuesto, mucho más cosas ligadas a esta fecha.

¿Me he explicado sobre la otra realidad muy cierta de lo que conlleva estar en diciembre o estar en Navidad? Escribo sobre esto porque he sentido todo lo anterior, no porque yo sea la madre, sino que lo he visto y lo he vivido, porque soy la hija; aunque déjenme decirles que sigo amando esta festividad.

Alejándome de todas las explicaciones posibles del marketing, entre otras filosofías, he concluido que, sea la fecha que sea, aferrarse al amor a la vida propia llevará al camino de la fuerza. Ayudar a padres o a personas que te rodean cuando te sea posible hará que lo oscuro se pinte de blanco o del color que más te guste.

Para terminar, huir de la festividad porque trae recuerdos hará que te encuentres con estos mismos; aceptarlos (aunque se lea muy sencillo y no lo sea) y sentirlos como lo que son te armará de valor para que no sólo en este mes, sino que por siempre tu realidad sea mejor.- Mérida, Yucatán.

[email protected]

—–

*) Estudiante universitaria




Volver arriba