Informe de ficción

Informe de ficción

Daniel Jesús Carrillo Polanco (*)

Lo que no se dijo

El domingo pasado el titular del Ejecutivo local rindió su primer informe de trabajo en el que, como mandato legal, da a conocer la situación existente en las diversas áreas de la administración pública.

Es el gran momento que tienen los gobernantes de presumir los avances y los logros obtenidos a lo largo de todo el año anterior. Pero ¿qué faltó en el informe que nos deja insatisfechos como ciudadanos?

Esperaba que el texto del informe incluyera párrafos como:

“En cumplimiento de la promesa que hice a los yucatecos de combatir ferozmente la corrupción, mi gobierno tomó la decisión de procesar penal, política y administrativamente a mi antecesora, quien dejó una millonaria deuda que nos impide avanzar en la modernización de Yucatán.

“No ha sido fácil, pero ustedes los yucatecos merecen que por fin alguien les rinda cuentas claras porque el dinero que se mal administró es de todos ustedes y no se reflejó en obras y servicios. Por ello, no podemos permitir que se quede en manos de gente irresponsable que no supo estar a la altura de las circunstancias.

“Los procesos legales están encaminados contra todos aquellos malos funcionarios que crearon empresas fantasmas e inventaron facturas, así como los que notoriamente se hicieron ricos y hasta lo presumen en las redes sociales.

“También les informo que ya giramos instrucciones a la Fiscalía General del Estado para que de inmediato haga cuanta diligencia sea necesaria para investigar y aclarar el destino que tuvieron más de $250 millones, según denuncia que interpuso el Ayuntamiento de Mérida. Aquí no interesa quién haya presentado la denuncia, lo que importa es que nada ni nadie se mantenga en la impunidad.

“Y, por supuesto, no sólo vemos la paja en el ojo ajeno y por ello en este primer año destituimos a numerosos funcionarios actuales de medios y altos mandos, que fueron descubiertos cuando intentaban hacer negocios turbios, siguiendo el mal ejemplo de la anterior gestión”.

Si fuera cierto, los aplausos que recibiría Rolando con un discurso así provendrían no precisamente de acarreados. Saldrían desde lo más profundo del alma, como una reacción natural de agradecimiento.

Del “combate feroz” a la corrupción no se dijo nada, ni una sola palabra, como si nada hubiera pasado en el quinquenio anterior.

¿A quién no le gustaría escuchar que Rolando de verdad cumplió su promesa de ser directo y frontal contra los corruptos? Es una pena que esto, a pesar de los pesares, sólo puede ser el capítulo de alguna leyenda maya o de ciencia ficción.

Qué pena, Rolando ha tenido la oportunidad de oro de demostrar sin demagogias que de verdad está del lado del pueblo, defendiendo ferozmente los intereses de éste, como lo prometió, pero hasta hoy ha optado por proteger a los corruptos que saquearon las arcas en detrimento de varias generaciones.

Si los textos ficticios fueran ciertos, estaría más que justificado el enorme gasto que se ha hecho para ver hasta en la sopa los mensajes del informe. Si fueran ciertos, sería creíble que se trata de un año de “resultados”.- Mérida, Yucatán.

[email protected]

—–

*) Maestro en comunicación política y marketing electoral y consejero estatal del PAN




Volver arriba