El privilegio de tener la música

Martha Lazcano Arredondo (*)

¿No le parece? 

¡Brillante!, así fue el concierto con el que la Orquesta Sinfónica de Yucatán cerró su vigésima temporada, enel segundo domingo de diciembre.

Las descargas de emoción se dieron sucesivamente al escuchar las 80 voces del Coro Filarmónico de Yucatán combinadas armoniosamente con los más de 60 integrantes de la orquesta. Y no podían haber escogido mejor programa: un homenaje al prolífico compositor italiano Giuseppe Verdi con motivo de los 200 años de su nacimiento.

Con el majestuoso teatro Peón Contreras lleno hasta el tope, fuimos testigos de la excelencia que se logra por amor a la música y con práctica sistemática y constante. Al finalizar el programa, el público asistente aplaudió de pie con intensidad una y otra vez hasta que el director agasajó nuevamente a la audiencia con un Nabucco maravilloso.

Ahora la orquesta se dirige a celebrar su primera década de vida. Y lo hace con la majestuosa elegancia que sólo da el logro exitoso del objetivo primordial en el que están involucradas muchísimas personas en mayor o menor medida.

Mérida, la de Yucatán, agradece el privilegio de tener a su alcance la posibilidad de disfrutar de la música, la buena música, que como todas las bellas artes enaltece el espíritu y alimenta el alma. ¡Felicidades!- Mérida, Yucatán.

[email protected]

—–

*) Profesora universitaria




Volver arriba