Despejándose

Ligia Manzano Novelo (*)

Dicen que los viajes ilustran, pero a veces son para romper la rutina. Salir algunos días del país resulta bueno para la salud física y mental. La comunicación es buena, nos permite saber unos de otros y con las nuevas tecnologías sabemos lo que acontece en todo el globo terrestre en segundos.

Si miramos, escuchamos y hablamos de lo que ahora es nuestro país, es algo repetitivo, cansa nuestros sentidos y nos deja el alma por los suelos. Las noticias que benefician el espíritu, como el amor entre seres humanos, la caridad, unión, según mi óptica, son escasas.

No tengo pensamientos “malinchistas”, pero en el extranjero no te enteras de todo lo que no te gusta y ves cómo las noticias no son controladas.La gente trabaja duro si se quiere superar y las ciudades crecen. Sí existe la pobreza, pero no en la cantidad que hay en nuestro país.Pienso que nos falta mucho para evolucionar y ser una gran potencia. Hay muros tan duros y difíciles de derribar, que mantienen a nuestro país hundido en la corrupción y la rivalidad.Como mexicana que ama a su tierra que la vio nacer, ¿qué puedo hacer para despejar el camino que conduce al crecimiento?- Mérida, Yucatán.

[email protected]

—–

*) Educadora y ama de casa




Volver arriba