De política y otras cosas

Catón

Yo soy conservador. Eso es cosa que viene con los años. Siempre estoy abierto a nuevas ideas, a condición de que sean las mismas de antes. Sin embargo, paradójicamente, soy también un liberal. No al estilo del laissez-faire, laissez-passer, y tampoco al modo jacobino. Soy liberal moderno a la manera del krausismo. O sea de Enrique Krauze.

Quizá mi liberalismo conservador -o mi conservadurismo liberal- es fruto del hogar en que crecí. Hace unos días Bernardo Marín escribió un espléndido artículo acerca de mí en “El País”, ilustrado con una magnífica fotografía de Michel Amado, y destacó el hecho de que la familia de mi padre era conservadora, porfirista, en tanto que la de mi mamá era de librepensadores. A veces domina en mí una tendencia, a veces la otra.

Por eso me siento tan a gusto en el Colegio Coahuilense de Investigaciones Históricas, del cual soy miembro de número (no diré de cuál número), pues esa institución es al mismo tiempo liberal juarista y con rituales que tienden más a lo monárquico que a lo republicano.

Lo prueba el hecho de que sus presidentes lo han sido ad vitam, y en sus 37 años de existencia ha tenido sólo cuatro.

El actual es el profesor Arturo Berrueto González, hombre de calidad humana excepcional, quien fue brillante alcalde de Saltillo y que ha escrito muy buenos libros sobre la ciudad y acerca de Coahuila. Su labor en el Colegio ha sido relevante. Yo espero que dure muchos años más al frente de la institución, y que yo lo vea. En días pasados nos reunió en el tradicional desayuno anual de nuestra agrupación. Ya no puede uno compartir el pan y la sal con los amigos, porque la sal ha sido retirada de las mesas por efecto de un decreto -pediré que se haga una consulta popular-, pero disfruté con mis colegas la buena amistad y la camaradería que hay entre gente que gusta de las mismas cosas.

Por esos dones doy gracias a Dios y al espíritu de don Benito Juárez. Ya lo dije: soy conservador y liberal.- Saltillo, Coahuila.

[email protected]




Volver arriba