Cuarenta años después

Freddy Espadas Sosa (*)

“El Charras” (1)

Imperativo ético: Recuperar la memoria histórica del movimiento… Fragmentos del libro: 1974. Memoria de lucha de clases en Yucatán, obra colectiva que se presentará próximamente en esta ciudad.

Por estos días se conmemoran los 40 años del secuestro y posterior asesinato del bachiller Efraín Calderón Lara, joven pasante de Leyes de la Universidad de Yucatán que se destacó por impulsar la organización de sindicatos independientes, razón por la cual concitó la reacción virulenta de un sector del empresariado y del gobierno del Estado, encabezado por el priista Carlos Loret de Mola.

Estos hechos criminales, orquestados desde las cúpulas del poder económico y político, detonaron un movimiento de singular importancia en la historia política reciente de Yucatán. En efecto, el movimiento estudiantil, obrero y popular que se desplegó en Yucatán del 13 febrero al 15 de abril de 1974, constituye el fenómeno político-social más importante de la segunda mitad del siglo XX ocurrido en esta entidad. Ni siquiera el juicio sumario y el fusilamiento del gobernador Felipe Carrillo Puerto, hermanos y cercanos colaboradores produjeron algún tipo de movilización y protesta social de que se tenga memoria.

En razón de los poderosos intereses económicos y políticos que se conjuntaron para fraguar el secuestro y asesinato del asesor sindical Efraín Calderón Lara, es plausible que existe, por parte del sistema dominante, un claro intento de silenciar tanto los móviles del horrendo crimen como el desarrollo e impacto del vasto movimiento político en demanda de castigo para los autores materiales e intelectuales de dichos actos delictivos.

Por lo tanto, sostenemos que en la lucha por la transformación democrática del país y del estado, en el ingente esfuerzo que debe seguirse haciendo para construir una sociedad más justa y equitativa, resulta un imperativo ético recuperar y ponderar en su justa dimensión este pasaje heroico y trágico de nuestra historia sociopolítica contemporánea.

Dejar de recuperar la memoria histórica sobre estos acontecimientos equivaldría a volverse cómplices obsequiosos de quienes desde la cúspide del poder económico y político articularon y ejecutaron un auténtico complot para eliminar físicamente al asesor de sindicatos independientes, Efraín Calderón Lara, debido al peligro que su actuación en favor de los trabajadores representaba para los intereses de la clase capitalista y sus sirvientes en el poder político.

Como parte fundamental de la historia sociopolítica de la época moderna de Yucatán, constituye una importante tarea del mundo académico y de otros actores interesados el emprender la recuperación seria y sistemática de la memoria en torno a este movimiento, en su génesis, desarrollo e influencia social: causas, actores, intereses, complicidades, resistencias, conflictos, demandas, responsabilidades, etcétera. (Continuará).- Mérida, Yucatán.

[email protected]

—–

*) Doctor en Educación, catedrático y ex director de la Universidad Pedagógica Nacional en Yucatán

Resulta un imperativo ético recuperar y ponderar en su justa dimensión este pasaje heroico y trágico…

Etiquetas: