Creamos un monstruo de Frankenstein (o “tucho”)

¡Y ahora nos asusta...!

Por: Mario A. Romero Bolio (*)

Educar es más difícil que enseñar, porque para enseñar usted precisa saber; pero para educar se precisa ser -Mafalda (Quino)

Comenzaremos afirmando que nada surge de manera espontánea en el Universo. Todo tiene un origen (causa) que lo produce y luego de unos milisegundos o de millones de años vemos los efectos. El bullying o acoso escolar se ha venido gestando desde siempre, desde que hubo escuelas ¿Quiénes no recuerdan las “pambas salvajes” de nuestro años estudiantiles? Mi padre me contaba de las maldades que se hacían entre compañeros de escuela. Pero surgieron los Derechos Infantiles y los padres los fueron utilizando con mayor frecuencia para intimidar a los profesores, prefectos y directores; amenazándolos con demandarlos por atreverse a disciplinar a su precioso hijo o hija. Pero… todo el personal de labora en la escuela tiene también derechos y merecen respeto.

¿Qué es el acoso escolar (bullying)? Consiste en el maltrato o intimidación entre escolares, casi siempre lejos de la mirada de los adultos, con el fin de humillar a una persona indefensa mediante la agresión física, verbal o social.

¿Cuáles son sus características? El acoso escolar es un tipo de violencia difícil de identificar ya que suele permanecer oculta casi siempre para las personas adultas. Puede ser físico, psíquico o verbal. Debe existir intencionalidad de hacer daño por parte del agresor. Hay desequilibrio y abuso de poder, lo que impide que la persona agredida pueda salir de la situación. El agredido suele ser una persona con rasgos personales característicos o peculiaridades (alumno nuevo, distinta cultura, aspecto físico diferente…). Quien lo sufre suele estar en una situación de inferioridad y como consecuencia suele aparecer la inseguridad.

¿Dónde suele producirse? Los lugares donde suele frecuentarse pueden ser muy distintos: en el patio, el baño, los pasillos, el comedor, el transporte escolar, espacios exteriores al centro…

Destaca la aparición del “cyberbullying”, que ha trasladado el acoso fuera de los límites del colegio. Este tipo de acoso suele producirse vía internet (redes sociales, chat o correo electrónico) y móvil (mensajes, llamadas anónimas…).

La asociación Asesora Convivencia de Navarra (España) considera que la violencia en las aulas es un reflejo de lo que sucede en la sociedad, por lo tanto, una consecuencia de ello es que el sistema educativo no plantea adecuadamente la adquisición de estos valores, cosa que conlleva, aparte de grescas, a otro tema de suma importancia que es la situación precaria del docente.

Estudio conjunto noruego, británico y español recoge los siguientes porcentajes:

-Estudiantes que participan en las acciones de intimidación y/o víctimas se encuentra entre un 14-18%

-Entre los alumnos es frecuente la agresión física y las amenazas mientras que entre las alumnas es más frecuente los rumores y el aislamiento.

Según los datos facilitados por el Defensor del Menor (Europa):

-Tres de cada 10 alumnos de enseñanza secundaria son víctimas a diario de violencia en el entorno escolar. De ellos, el 4% es agredido físicamente y el 9%, amenazado.

-El “bullying” entre iguales martiriza al 13% de estudiantes a diario, marcando su vida adulta.

Según el informe Monbuso sobre violencia estudiantil:

-El 50.6% de los padres y madres no saben que sus hijos son víctimas del acoso escolar y el 67.4% de los padres y madres se enteran por las víctimas y no por el centro escolar.

-Esto indica que tenemos una dificultad añadida ya que la detección e intervención se lleva a cabo bastante tarde y cuando la escala de agresiones suele estar en niveles de mayor riesgo los profesores no tienen esa preocupación ni la actitud vigilante necesaria.

En el informe de “Violencia”, basado en 800 entrevistas y dado a conocer en el lX Reunión internacional sobre Biología y Sociología de la Violencia reporta:

-En secundaria, el 74.2% los profesores no intervienen ante la agresión porque “no se enteran” y el 14.5% sólo “pasan agachados” (no se sienten aludidos).

Aspectos clave a considerar en las propuestas de solución con castigo necesario y adecuado:

1. Ataque o intimidaciones físicas.

2. Abusos de poder, del más fuerte al más débil.

3. Ausencia de provocación por parte de la víctima.

4. Maltrato físico como agresiones o ataques a la propiedad.

5. Abusos sexuales.

5. Maltrato verbal, como pueden ser los motes o los insultos.

6. Maltrato social, especialmente son los rumores descalificadores y humillantes.

7. Maltrato indirecto, cuando inducen a agredir al tercero. (Continuará).- Mérida, Yucatán.

[email protected]

—–

*) Profesor jubilado




Volver arriba