Chiste de mal gusto

Daniel Jesús Carrillo Polanco (*)

Exoneración del quinquenio

Un chiste de mal gusto, pero que de plano no le puede causar risa a nadie fue la noticia que constituye una burla para todos los yucatecos: “Nada grave en las auditorías del gobierno anterior”.

Miguel González Fernández, contralor del Estado, empleado de Rolando e integrante del partido de los rojos, afirmó que, excepto tres dependencias del gobierno del Estado correspondientes a la administración anterior, en las demás ya concluyeron las auditorías y no se encontró nada grave o con trascendencia de “efectos corruptivos”.

El funcionario señaló que entre las tres únicas dependencias pendientes se encuentra la Secretaría de Fomento Agropecuario, cuyo titular era Alejandro Menéndez Bojórquez. Agregó que de esas tres dependencias pendientes, la Contraloría las considera como “auditorías no cerradas, con ampliación de muestra”.

“Sería prejuzgar un caso que aún está en investigación de mi parte si te dijera que en esas dependencias hay irregularidades, sólo te puedo decir que ampliamos la auditoría en ese caso”, respondió el funcionario, cuando se le preguntó si la ampliación fue por presuntas irregularidades en esa dependencia.

Nos podrán decir lo que quieran, pero asegurar que no hubo corrupción en el quinquenio anterior es una vacilada que atenta contra todo un pueblo que se vio y se sigue viendo afectado por el mal ejercicio de sus recursos.

El sentido común así lo indica: 100,000 millones de pesos en cinco años, que no se vieron reflejados en obras ni en mejoras sustanciales para la vida de los yucatecos, ¿a dónde fueron a parar?

Más de 10,000 millones de pesos de deuda -directa o indirecta-, que hasta hoy no tiene justificación alguna ya que año tras año la propia ex titular del Ejecutivo presumía haber conseguido “montos históricos”, pero luego terminaba con un sobreejercicio presupuestal en muchos rubros.

Y si no hay obras ni quedó nada del millonario recurso que se destinó para Yucatán, entonces ¿qué sucedió? ¿Eso lo debería de explicar el contralor? Pero no es así, no pasó nada y ya.

Miles de millones de pesos fueron mal gastados para dizque estudios técnicos, como por ejemplo para el llamado “tren bala” o para el desarrollo de Ucú, que nunca se concretó a pesar de que se pagaron millonarios recursos a los ejidatarios.

Una auténtica danza de dinero para fiestas, elecciones, regalos a artistas, acarreos para informes, excesivo gasto en imagen, “megajaranas”, eventos artísticos con fines electoreros, pagos a empresas fantasmas, etcétera ¡¿y no hallaron nada?!

Tanto tiempo para “investigar” algo, como la corrupción del gobierno anterior, que es del dominio público y ¿no hallaron nada? Entonces ¿ahora tenemos que ofrecer disculpas a las comadres? ¡Sólo eso falta que nos digan!

Lo que debe quedar muy claro es que esto no una acción aislada. Ya se ha visto cómo la Fiscalía y la Auditoría Superior del Estado de Yucatán se han negado a investigar a la ex alcaldesa, y ahora cómo se atreven a decir que no hubo irregularidades ni corrupción en el quinquenio de la pesadilla yucateca.

Mientras la Contraloría, las auditorías mayores y las instancias de transparencia sigan estando en manos de sujetos que dependen de un gobernador que sólo se conduce bajo los designios del sistema de partido que lo ampara, seguirán habiendo ciegos y sordos.

Mientras la situación siga como está, las instituciones, como lo indiqué en un artículo anterior, seguirán siendo lavaderos de imágenes de políticos.

Primero Derechos Humanos exoneró a Ivonne Ortega y a Angélica Araujo de la golpiza del 4 de julio de 2011; luego la Fiscalía y la Asey se niegan a investigar a Angélica Araujo, y ahora la Contraloría del Estado asegura que no hubo corrupción en el quinquenio anterior.- Mérida, Yucatán.

[email protected]

—–

*) Maestro en comunicación política y marketing electoral y consejero estatal del PAN

»Nos podrán decir lo que quieran, pero asegurar que no hubo corrupción en el quinquenio anterior es una vacilada que atenta contra todo un pueblo…




Volver arriba