Ven un futuro promisorio

El país tiene un mejor panorama a mediano plazo

1 / 3


José Angel Gurría Treviño, secretario de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), en una entrevista en Davos
Enrique García Rodríguez, presidente del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), durante su intervención en el Foro Económico Mundial de Davos, ayer. A la izquierda, vista de la ciudad de Davos


DAVOS (Notimex y EFE).- La economía mexicana crecerá más en 2014 que el año pasado pero experimentará mayor crecimiento a mediano plazo, estimó el presidente del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), Enrique García Rodríguez.

“Respecto a 2014 no tengo cálculos de cuanto crecerá México. Posiblemente el crecimiento no va a ser muy alto pero en un mediano plazo va a ser muy positivo”, declaró García Rodríguez.

“Además se está reactivando la economía de Estados Unidos así que yo le veo a México un futuro promisorio”, agregó el economista boliviano, en el marco del Foro de Davos, en el que ayer intervino como ponente de una sesión dedicada a la economía latinoamericana.

Respecto a las reformas en México, García Rodríguez estimó que fomentarán el crecimiento económico pero tardarán en dar sus frutos.

“Yo creo que el gobierno del presidente (Enrique) Peña Nieto ha tomado medidas muy valientes y eso va a facilitar mucho el crecimiento”, estimó.

“Pero es prematuro que las reformas comiencen a influir. Tampoco es para ya. Van a comenzar, tampoco son automáticas, hay procesos”, agregó el presidente del CAF, banco del que forman parte 18 países, principalmente de la región, y 14 entidades bancarias.”Veo a México bien. Es uno de los países a los que percibo muy positivamente porque primero tiene una estructura mucho más diversificada que el resto de América Latina con mucha industria y mucha manufactura”, agregó García Rodríguez.

Sobre sus previsiones de crecimiento de la economía de América Latina, en general para este año, afirmó que en CAF “compartimos las cifras que se han estado dando que es de un crecimiento de un tres por ciento”.En opinión de García Rodríguez “no es un nivel satisfactorio de crecimiento porque América Latina tiene que lograr el doble de crecimiento y un crecimiento de mucha mejor calidad y no tan influenciado, sobre todo en Sudamérica, por el precio de las materias primas”.”Hay que hacer una transformación y eso requiere esfuerzo, inversión, ahorro, mejoras en productividad, inversión en infraestructura y trabajo conjunto del sector público y privado”, concluyó.

Inauguración

El primer ministro japonés, Schinzo Abe, encargado de inaugurar oficialmente el Foro Económico Mundial de 2014 -que concluye el 25-, abogó ayer por una reducción del gasto militar en Asia ya que “serían desastrosas las consecuencias de una escalada militar”.

En el evento, que reúne a 1.500 líderes empresariales del mundo y más de 40 jefes de Estado o de gobierno, hizo un llamamiento a Asia a reducir el gasto militar, que debería ser en su opinión “transparente y ser publicado”.

Sostuvo asimismo que las consecuencias de una crisis militar en el sur del Continente serían desastrosas para la economía mundial.

Debemos limitar la expansión militar en Asia, dijo Abe sin citar directamente China y la disputa territorial que mantienen ambos países en el Mar de China Oriental.Si la paz y la estabilidad están en peligro en Asia, las consecuencias para el mundo serían enormes, añadió.Abe respondió que se ha tratado de “un gran malentendido” al ser preguntado directamente por el recrudecimiento de las recientes tensiones con China y Corea del Norte.

En la jornada también se cuestionó la utilidad de la educación superior y si el gasto necesario para acabarla debe ser visto como inversión o despilfarro.

Ese encuentro, que se inauguró hoy y se clausura el sábado, preguntó a los ponentes si es hora de valorar si el título universitario merece el gasto realizado, y basó su argumento en datos como que cerca de 285.000 graduados universitarios están trabajando con el salario mínimo en Estados Unidos.”Claro que vale la pena. Para aquellos que tienen el diploma, la posibilidad de perder el trabajo es mucho menor. Estadísticamente es un hecho”, defendió el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), José Ángel Gurría.

Recordó que esa diferencia “sigue creciendo” y sólo en 2008, “cuando la crisis iba en aumento”, estaba en 75%.

Para Gianpiero Petriglieri, profesor asociado en la escuela de negocios INSEAD, la convicción atraviesa el terreno de la duda, y apostar por la continuación de los estudios debe considerarse desde un prisma que supere el terreno económico.”En casi cualquier país se ve que las proyecciones son mayores. (…) No ofrece la garantía que solía, pero qué lo hace. Lo único que te da una garantía es nacer rico”, indicó el italiano, convencido de la necesidad de “ver qué valor provee la educación”, y no perder de vista la función social de la misma.Al explorar cómo suministrar educación de una manera efectiva, a su juicio, “es importante no bajar las expectativas sobre lo que la educación puede proveer”, por lo que la presión para que las instituciones educativas se reformen “es muy fuerte”.”Hace 30 ó 40 años se contrataba a gente graduada a la que se formaba, y ahora se contrata a gente con seis o siete años de experiencia.

No tiene nada que ver”, añadió el presidente de la organización Junior Achievement Worldwide, Sean C. Rush.En algunas licenciaturas, según el cofundador de la academia digital Codeacademy, Zach Sims, “lo que se enseña es irrelevante, porque va desacompasado. Debe haber otra manera para que la gente aprenda técnicas relevantes para ellos”.

Estados Unidos, según los datos ofrecidos, concentra el 30 por ciento de los estudiantes universitarios del mundo, y la mitad de la gente que se gradua allí acaba sus estudios superiores con una deuda media de 30.000 dólares (unos 22.100 euros).”No hay una sola respuesta”, concluyó Rush, para quien, aunque “todo depende” del gasto, el hecho de cuestionarse “si va a valer la pena acabar la Universidad dice bastante” sobre el estado de la educación.

El panel se suma a las cerca de 250 ponencias y conferencias que tendrán lugar hasta el sábado, que durante cuatro días concentra a 2.500 líderes empresariales, políticos y de la sociedad civil, bajo el lema, en esta edición, de “Reformar la sociedad- Consecuencias para la sociedad, la política y los negocios”. EFE




Volver arriba