Plan de infraestructura

Se destinarán 7.7 billones de pesos para seis sectores

El presupuesto para inversión de obras de infraestructura en el país será distribuido entre seis sectores

MÉXICO (Notimex).- El presidente Enrique Peña Nieto presentó ayer el Programa Nacional de Infraestructura 2014-2018, que prevé una inversión total de 7.7 billones de pesos, que es “como si cada uno de los mexicanos aportáramos alrededor de 70 mil pesos para construir las obras que necesita el país”.

Explicó que este programa tiene un enfoque integral, transversal y social que busca construir las obras que ayuden a liberar el potencial del país con base en las reformas impulsadas.

En un mensaje desde Los Pinos, precisó que el programa por primera vez incluye seis sectores estratégicos: comunicaciones y transportes, energía, hidráulico, salud, desarrollo urbano y vivienda, así como turismo.

El mandatario federal afirmó que se pretende que al concluir esta administración haya una nación mejor comunicada, con carreteras en buen estado, acceso generalizado a internet de alta velocidad, así como mejores servicios de telefonía, televisión y radio.

Reconoció que no obstante los esfuerzos de varias generaciones, la infraestructura que tiene México aún no es suficiente para su tamaño e importancia económica.

En ese sentido abundó que pese a que México es la economía 14 del mundo, en calidad de infraestructura ocupa el lugar 64 entre 148 países, de acuerdo con el Indice de Competitividad Global del Foro Económico Mundial.

La experiencia internacional es clara: “a mayor y mejor infraestructura, hay más oportunidades de atraer inversiones productivas, generar empleos y mejorar el ingreso de las familias”, además de permitir que los países sean más prósperos e influyentes, destacó.

Con esa meta el Programa Nacional de Infraestructura es la hoja de ruta que guía de los esfuerzos de su gobierno para edificar el México moderno y competitivo que queremos todos los mexicanos.”Es la estrategia general para construir las obras y concretar los proyectos que contribuyan, de manera importante, a liberar el potencial de nuestro país”, subrayó tras enfatizar que la inversión en infraestructura es una de las prioridades del gasto público. En las proyecciones de esta estrategia se incorporan los efectos positivos de las reformas transformadoras que se han impulsado y las oportunidades derivadas de la estabilidad macroeconómica, así como la solidez de las finanzas públicas. Detalló que el programa identifica con precisión las fuentes de financiamiento públicas y privadas para cada sector, lo cual es fundamental para asegurar la realización de las obras y brindar más certeza a los agentes económicos y sobre todo a la ciudadanía.El presidente Peña Nieto detalló cada uno de los sectores y montos de inversión que implicará en Programa Nacional de Infraestructura.

Al sector de comunicaciones y transportes se han comprometido inversiones por más de 1.32 billones de pesos, con el fin de contar con infraestructura y plataforma logística modernas, que fomenten mayor competitividad, productividad y desarrollo socioeconómico.

El presidente reiteró que su gobierno trabaja para consolidar a México como un gran centro logístico global de alto valor agregado y destacó algunos de los proyectos en este sector, como los trenes de pasajeros México-Querétaro y México-Toluca, así como el Transpeninsular en Quintana Roo y Yucatán.

De igual forma se refirió a la ampliación del tren eléctrico en Guadalajara, Jalisco, y el Metro de Monterrey, en Nuevo León, entre otras obras. Asimismo ratificó que su administración respaldará la instalación de una red nacional compartida de banda ancha; el acceso universal a Internet en 250 mil espacios y sitios públicos, además de la operación plena del sistema satelital Mexsat

Para el sector de energía se prevén inversiones “por prácticamente 3.9 billones de pesos”, con el objetivo de generar la infraestructura necesaria para contar con energía suficiente, de calidad y a precios competitivos.

En este rubro se trabaja en aumentar la capacidad productiva en la Cuenca de Burgos, en Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas; la modernización de las refinerías de Madero, Minatitlán, Salamanca, Salina Cruz y Tula, así como el desarrollo de un plan nacional de gasoductos. A la infraestructura hidráulica se destinará una inversión mayor de 415 mil millones de pesos, pues el objetivo es incrementar la infraestructura para asegurar agua para consumo humano y riego agrícola, y para protección contra inundaciones.

En el sector salud se prevén inversiones por un monto de 72,800 millones de pesos; para desarrollo urbano y vivienda se proponen 1.8 billones de pesos, y en cuanto al sector turismo, se destinarán más de 180 mil millones de pesos.

Peña Nieto aseguró que con este plan se promueve el desarrollo de cada región con características diferentes, lo que permitirá cambiar el rostro de México, “construyendo juntos, literalmente, un mejor futuro para todos”. Un México mejor comunicado, con carreteras en buen estado y autopistas con altas especificaciones en los ejes troncales, mejor transporte y acceso generalizado a Internet de alta velocidad. Igualmente está previsto modernizar o aumentar los pozos petroleros en aguas profundas, las instalaciones para explotar el gas, modernizar las hidroeléctricas y plantas de ciclo combinado, así como mejora e incrementar la red de gasoductos. “Este es el México moderno, dinámico y de progreso que veo y es el México que juntos ya estamos construyendo”, finalizó el presidente en su mensaje, tras lo cual firmó el decreto del Programa Nacional de Infraestructura 2014-2018.Según “El Universal”, el secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray, anunció que este proyecto tendrá un impacto en el crecimiento económico y que contribuirá entre 1.8% a 2% más al Producto Interno Bruto (PIB) al cierre de la presente administración.

Además, mencionó que permitirán la generación de 350 mil empleos formales adicionales, tanto directos como indirectos.Este programa, explicó, contempla seis sectores claves de la economía, que son: comunicaciones y transportes; energía, agua, salud, vivienda y turismo, los cuales están consignados en 25 estrategias, 83 líneas de acción y 20 indicadores para su evaluación.Una parte importante de este proyecto se concentrará en la región sur-sureste del país, el cual tiene una parte importante de municipios con altos niveles de marginación y pobreza, por lo que este plan permitirá detonar el desarrollo y la actividad económica de la zona.

De un vistazo

Advertencias

Si dentro del túnel se incendia un auto, ocurre un accidente de tránsito o se descompone un vehículo las víctimas quedarían entrampadas y el tránsito quedaría desquiciado. El carril superficial tendrá sólo 3.50 metros de ancho, lo que dificultará la salida de vehículos en los comercios y viviendas de la zona, y será imposible que los vecinos estacionen a las puertas de sus hogares.

En contra

El Colegio de Arquitectos en pleno rechaza el proyecto del túnel

A favor

Antonio Duarte Briceño, de Obras Públicas, y Yolanda Fernández Martínez de Desarrollo Urbano.

Un mejor uso

El Arqto. Roberto Ancona Riestra presentó una propuesta: usar el dinero del túnel para el rescate del Paseo de Montejo, a fin de que éste se mantenga como un “paseo” en vez de convertirlo en una vía rápida.




Volver arriba