Cambios en espera

Son necesarias las normas a prueba de desequilibrios

La mayor creación de empleos mejor remunerados y mayor bienestar para las familias, está en manos del Congreso afirmó el Ceesp

MÉXICO (Notimex).- La oportunidad de lograr que el ritmo de crecimiento de largo plazo se eleve significativamente y esto permita una mayor creación de empleos mejor remunerados y mayor bienestar para las familias, está en manos del Congreso, afirmó el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (Ceesp).

El organismo de investigación del sector privado señaló que será hasta 2015 cuando las reformas estructurales aprobadas rindan frutos, “claro está, siempre y cuando las leyes secundarias que sean aprobadas a lo largo de 2014 lo permitan”.

“Es indispensable que las leyes secundarias que se aprueben generen una normatividad a prueba de desequilibrios; sólo de esa manera se tendrán resultados favorables en materia de crecimiento, empleo y bienestar”, añadió.

Además, es urgente “transformar la reforma hacendaria” para consolidar el estímulo a la inversión, el empleo y el crecimiento de la economía, subrayó en su reporte semanal “Análisis económico ejecutivo”.

También refirió que la economía mundial continúa evolucionando y recuperando terreno, en tanto que México muestra un comportamiento inercial dependiendo, principalmente, de lo que sucede en el exterior.

La economía mexicana creció 1.5% en el último trimestre del año, según los últimos resultados del “Informe sobre la situación económica, las finanzas públicas y la deuda pública” de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, refirió.

Este comportamiento está relacionado principalmente con el efecto generado por el dinamismo de la economía estadounidense en igual lapso, cuando según la primera estimación del Departamento de Comercio registró un crecimiento anual de 3.2%.

Ello, aseguró, confirma la dependencia que hasta el momento tiene México de lo pase en el exterior, y consideró que la expectativa para 2014 se centra básicamente en lo que suceda alrededor del mundo, en especial en la economía estadounidense. Sin embargo, precisó que existen opiniones que apuntan a que el impulso no será tan marcado como en otras ocasiones, pues el desempeño de la actividad productiva de Estados Unidos no está totalmente asociado con sectores relacionados con la producción mexicana. Indicó que actualmente los principales avances están más relacionados con la nueva revolución petrolera y del Shell gas que vive Estados Unidos, lo que le ha permitido elevar significativamente su productividad, al grado de que recientemente ha superado como productor de crudo a Arabia Saudita. Señaló que este proceso se aceleró rápidamente después de la crisis de 2008, lapso en el que por el contrario, México ha mantenido una caída en la extracción de crudo, lo que refleja la necesidad de apresurar la reforma energética que le permita ser más competitivo y mantenerse como un importante proveedor de Estados Unidos. Precisó que sectores como el automotriz, de producción de equipo de computación y productos electrónicos y de producción de equipo eléctrico y sus componentes, con mayor integración a la producción mexicana, comienzan a mostrar resultados más favorables y en los meses siguientes podría observarse un mayor dinamismo de la actividad productiva nacional. El CEESP apuntó que este entorno sigue reflejando un comportamiento inercial, el cual considera suficiente para que en 2014 la economía crezca 3.3 por ciento, pero subrayó que el camino por recorrer aún es largo y sinuoso. Mencionó que la estabilidad macroeconómica, que ha sido el principal factor sobre el que se sustenta el éxito de los cambios estructurales, no necesariamente es tan robusta como se piensa. Según los resultados más recientes del World Economic Forum (WEF), México ocupa el lugar 49 en materia de estabilidad macroeconómica, y pese a ubicarse en la primera mitad de la tabla, aún está lejos de países como Chile (17), Perú (20), Colombia (33) y Ecuador (44). Además, hay otros temas en los que México mantiene una posición muy baja en la clasificación mundial y salir de ese entorno implica no sólo eficiencia total de las leyes que se aprueban en el Congreso, sino de las instituciones que las aplican. En su opinión, se debe lograr una política económica que permita al país avanzar en todos aquellos aspectos en los que hasta ahora ha mostrado rezago, la cual debe estar avalada por una reforma hacendaria que contemple un sistema tributario y una política de gasto eficientes y con transparencia. Así, añadió, se generaría un ambiente propicio para la inversión, que es fundamental para establecer una política industrial que fortalezca la capacidad y de innovación del aparato productivo del país, y por insistió en la urgencia de “reformar la reforma hacendaria”.

De un vistazo

Estabilidad en México

Según los resultados del World Economic Forum (WEF), México ocupa el lugar 49 en materia de estabilidad macroeconómica, y pese a ubicarse en la primera mitad de la tabla, sigue lejos de países como Chile (17), Perú (20), Colombia (33) y Ecuador (44).

Clasificación mundial

México está en una posición muy baja en la clasificación mundial y salir de ese entorno implica no sólo eficiencia total de las leyes que se aprueban en el Congreso, sino de las instituciones que las aplican.




Volver arriba