Protesta contra un plan austero

Las medidas del gobierno causan desorden en Italia

1 / 5


Integrantes de varios sindicatos marchan contra las medidas de austeridad del gobierno de Enrico Letta. Debajo, la policía trata de detener a los manifestantes, ayer en calles de Turín
Arriba, uno de los manifestantes con el rostro cubierto durante la marcha contra el gobierno (izquierda), ayer en Turín
Estudiantes se manifiestan en las calles de Turín contra las medidas de austeridad del Gobierno. Los manifestantes se enfrentaron a la policía, que usó gases lacrimógenos y bastones para dispersarlos


ROMA (Notimex).- Miles de personas protestaron ayer en varias ciudades italianas contra la política económica del gobierno del primer ministro Enrico Letta.

Los mayores desórdenes se registraron en Roma, Turín, Florencia, Milán y Palermo, según reportó la policía, que señaló que en la capital fueron arrestadas dos personas, mientras que dos agentes del orden resultaron heridos durante los enfrentamientos.

La policía indicó que los manifestantes también cerraron la frontera con Francia en Ventimiglia, lo que obligó a la intervención de las fuerzas del orden.

La llamada “protesta de los bielgos” fue inicialmente convocada por agricultores y pastores, pero a ella se sumaron otros sectores de la población como desempleados, autotransportistas o estudiantes, que rechazan la política económica del gobierno. El jueves pasado, Roma fue una de las ciudades más afectadas por las protestas con cierres de avenidas y el lanzamiento de petardos en la Universidad La Sapienza, donde eran esperados el presidente y el primer ministro, Giorgio Napolitano y Enrico Letta.

Napolitano y Letta, quienes debían participar en una conferencia sobre economía “verde”, cancelaron su asistencia.

En un mensaje enviado a la Conferencia Nacional de Artesanos, Letta reconoció que “los ataques a la política de estos días son ataques a la representación” democrática. Los organizadores de las marchas anunciaron que las protestas continuarán.

Además, el Ejecutivo aprobó ayer por decreto ley la eliminación de la financiación pública de los partidos políticos. En 2014 recibirán un 40% menos y la reducción será progresiva hasta que, a partir de 2017, sean por entero los ciudadanos quienes, a través de donaciones transparentes o contribuyendo con el 0.2% de la declaración de la renta, sostengan por entero a sus políticos, informa el diario “El País”.

La abolición de la financiación pública de los partidos y la reforma de una ley electoral apodada “la cerdada” -cuya característica principal es convertir en ingobernable el país- eran, en teoría, dos de los compromisos prioritarios del gobierno presidido por Enrico Letta. En parte por convicción y en parte porque constituían dos caballos de batalla muy eficaces sobre los que el Movimiento Cinco Estrellas (M5S) de Beppe Grillo basaba su sintonía con un electorado muy harto de la incapacidad de la política para regenerarse.




Volver arriba