Nuevo panorama en Cuba

Está en marcha un plan de "ciudades militares" en la isla

1 / 2


Mediante el plan Granma el gobierno de Cuba construye viviendas para militares en un complejo cerrado que incluirá salas de cine y escuelas
Los departamentos tienen balcones y aire acondicionado que serán para militares con rangos medios


LA HABANA (The New York Times).- En los espléndidos barrios de esta dilapidada ciudad, viejas mansiones están siendo mejoradas con azulejos importados. Hombres de negocios salen a comprar sushi y manejan a casa en Audis.

Ahora, con la esperanza de mantener el ritmo, el gobierno isleño está construyendo algo especial por su cuenta: una urbanización llamada Proyecto Granma, que incluye cientos de cómodos apartamentos en un complejo cerrado que contará con salas de cine y escuelas.

“Hace 20 años, lo que recibíamos era un buen salario”, dijo Roberto Rodríguez, de 51 años, oficial del Ministerio del Interior con larga carrera y uno de los primeros en mudarse. “Pero el mundo ha cambiado”.

Cuba está en transición. Las reparaciones económicas de los últimos años han cambiado el orden establecido de clase y estatus, permitiendo a cubanos con pequeños negocios o acceso a capital extranjero ponerse por encima de muchos comunistas obedientes.

Mientras estos nuevos caminos al prestigio se expanden, retando al viejo sistema de recompensas por obediencia, el presidente Raúl Castro está doblando esfuerzos para elevar a los fieles y mantener su lealtad, ahora y después de que los Castros se hayan ido.

Proyecto Granma

El Proyecto Granma y otras “ciudades militares” del país son edificios de tranquilidad con colores caribeños, reservados para los más ardientes defensores de la Revolución Cubana de 1959: familias atadas a la milicia y al Ministerio del Interior.

Con sus balcones, aires acondicionados y pintura fresca, los nuevos apartamentos son los regalos más públicos del gobierno a los rangos medios y una clara señal de la nueva economía híbrida de Cuba, una economía en la que el Estado a menudo debe de competir con la empresa privada.

Las viviendas son sólo un ejemplo del papel expansivo que los militares tienen en el plan de Castro para Cuba, e ilustran un conflicto central en sus intentos por abrir la economía sin desmantelar la estructura de poder que él y sus camaradas han estado construyendo por más de cinco décadas.

Confianza en militares

A corto plazo, analistas y veteranos oficiales dicen que Castro confía en los militares para pasar por los cambios y mantener estabilidad como él experimenta con la liberación económica. Sin embargo, su permanente dedicación como soldado de toda la vida que ha sido ministro de defensa por 49 años amenaza con afianzar aún más a una institución que a menudo a minado el cambio desafiando su estado favorecido.

“Raúl sabe que la militar no es la respuesta, pero también sabe que en estos momentos necesita lealtad militar”, dijo Hal Klepak, académico canadiense que sigue de cerca a la milicia cubana.

“Son los únicos que lo seguirán si la reforma triunfa, o si falla”, añadió Klepak.

Castro y su hermano, Fidel, dada su historia de guerrilla, siempre han recurrido a la milicia en tiempos de necesidad. En los años 60 y a principios de los 70, con la huida de la clase profesional cubana, oficiales uniformados dirigieron ministerios de gobierno y nacionalizaron industrias. Desde la década de los 90, tras la caída de la Unión Soviética, las fuerzas armadas se han reducido a 55 mil elementos, de un pico de más de 200 mil, pero también se han insertado más en la economía cubana.

Gaesa es una importante empresa que controla buen porcentaje de la economía en Cuba, de lo que informamos en una nota aparte.

Como presidente, Raúl Castro, de 82 años, aceleró el crecimiento de lo que académicos han descrito como una oligarquía militar.El presidente de la Comisión de Asuntos Económicos, Mariano Murillo, es un antiguo oficial. Cimex, el conglomerado más grande de Cuba, que entre otras cosas procesa las remesas de cubanos en el exterior, es dirigido por el coronel Héctor Oroza Busutin.

Granma | Urbanización

Las viviendas para militares son un plan de Raúl Castro para expandir la economía.

Proyecto

El proyecto Granma, nombre de la embarcación que Fidel Castro tomó de México a Cuba para iniciar la revolución, es una de varias nuevas urbanizaciones militares en el país.

“Favoritismo”

Las viviendas, una necesidad básica con extremadamente poca oferta en la isla, son vistas por muchos cubanos como otro intento de favoritismo.

Presupuesto

Según cifras del gobierno, el presupuesto de construcción de las fuerzas armadas cuando menos se ha duplicado desde 2010. Cuando se combina con el Ministerio del Interior, las fuerzas armadas son ahora la segunda mayor entidad de la construcción de Cuba.




Volver arriba