La más larga ruta de un “tren bala”

A partir de hoy une las ciudades de Pekín y Cantón

PEKÍN (EFE).- China inaugura hoy miércoles la línea de ferrocarril de alta velocidad más larga del mundo, que cubrirá los 2,298 kilómetros que separan Pekín y Cantón en ocho horas, consolidará el eje norte-sur del país y consolidará al gigante asiático como líder mundial en el uso de “trenes bala”.

Con la apertura de la línea, que coincide con el 119 aniversario del nacimiento de Mao Zedong, las autoridades chinas baten su propio récord de longitud, ya que la línea más larga del mundo era la que unía Pekín y Shanghái, de 1,318 kilómetros.

La nueva infraestructura une la capital china con la ciudad más próspera del sur del país en 12 horas menos que los trenes convencionales. También serán importantes sus conexiones intermedias, con las principales urbes del interior de China (entre ellas Shijiazhuang, Zhengzhou, Wuhan y Changsha).

La mitad de la línea (entre Zhenzghou, en el centro de China, y Cantón, en el sur) ya estaba en funcionamiento, y hoy se abre el tramo norte, entre Pekín y Zhengzhou, culminando un trayecto que pasará por seis provincias en las que vive casi la mitad de la población nacional (600 millones de personas).

Recientemente se inauguró otra importante línea, entre Pekín y Harbin (vecina a Rusia), la primera del planeta en la que los trenes bala circulan por alta montaña, y unida a la apertura hoy de la Pekín-Cantón supondrá que los viajeros en China podrán viajar del extremo norte al sur del país en alta velocidad.

Los trenes entre Pekín y Cantón, que cruzarán los dos mayores ríos del país (Yangtsé y Amarillo) circularán a dos velocidades (250 y 300 kilómetros por hora), y los billetes costarán, dependiendo de este parámetro, 700 u 800 yuanes (112-128 dólares) para la clase turista, o el doble en vagones de lujo.

La nueva línea hace temer a las aerolíneas un descenso de las ventas de billetes en este trayecto, aunque se estima que muchos viajeros seguirán usando el avión para tramos largos, y optarán por el tren sólo para los viajes intermedios.




Volver arriba