Obligan a América Móvil a desagregar su red local y compartir infraestructura

 

MÉXICO (EFE).- El órgano regulador de telecomunicaciones en México declaró a la firma América Móvil, de Carlos Slim, como agente económico preponderante, por lo que le ordenó compartir su infraestructura y desagregar su red local para ofrecer un acceso igualitario a todos los operadores, informó hoy la compañía.

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) determinó al “grupo de interés económico” formado por América Móvil y sus subsidiarias operativas, Radiomóvil Dipsa (Telcel) y Telmex, así como Grupo Carso y Grupo Financiero Inbursa, como un agente económico preponderante al que le impuso medidas específicas, precisó América Móvil en una comunicación a la Bolsa.

Entre otras medidas, se estableció una regulación “en materia de desagregación de la red local” con tarifas específicas y la eliminación de cargos por “roaming” nacional a los usuarios, con el fin de impulsar la igualdad de condiciones para elevar la competencia entre las empresas.

Estas disposiciones se suman a otras anunciadas anteriormente y que afectan también a la cadena Televisa, dictadas por el IFT como parte de los esfuerzos oficiales para eliminar monopolios y favorecer la competencia, en este caso en el sector de telecomunicaciones.

Según informó América Móvil (AMX), la resolución del órgano regulador “se encuentra siendo analizada desde la perspectiva económica, técnica, regulatoria, operativa y comercial por AMX y sus subsidiarias a efecto de poder conocer los impactos que pudiera tener”.

Las empresas afectadas forman parte del entramado de sociedades controladas por Slim y su familia, que se extienden al ámbito de las telecomunicaciones, a medios de comunicación y al sector financiero y de seguros, como es el caso de Inbursa.

Pero las disposiciones se limitan exclusivamente a los servicios de telecomunicaciones y a los contenidos audiovisuales que maneja el grupo.

Entre las medidas que ha recibido AMX y las sociedades subsidiarias o paralelas se encuentra la imposición de tarifas de interconexión asimétricas que serán determinadas por el IFT.

También obliga a América Móvil y a sus subsidiarias de telefonía fija (Telmex) y móvil (Telcel) a compartir la “infraestructura pasiva”, como torres, sitios, ductos y derechos de vía, mediante tarifas negociadas entre las partes y, a falta de acuerdo, a ser impuestas por el IFT.

Asimismo, anuncia una regulación para el arrendamiento a mayoristas de enlaces dedicados a interconexión local y de larga distancia nacional e internacional, con tarifas negociadas entre las partes y, a falta de acuerdo, impuestas también por el IFT.

“El IFT impone la prohibición de realizar cargos a nuestros usuarios por concepto de roaming nacional”, agrega AMX en su comunicación a la bolsa.

También impone medidas en contenidos audiovisuales “que incluyen la prohibición de adquirir en exclusiva derechos de transmisión para cualquier lugar del territorio nacional sobre contenidos audiovisuales relevantes”.

Incluye entre esos contenidos la liguilla de fútbol, las finales de los mundiales de fútbol de la FIFA “y otros eventos de alto nivel esperado de audiencia a nivel regional o nacional”.

América Móvil es líder de servicios de telecomunicaciones en América Latina. Al cierre del año pasado, tenía 279 millones de suscriptores a telefonía móvil y 69 millones de unidades generadoras de ingresos en las Américas, según datos de la compañía.

Tanto las medidas que habían sido anunciadas previamente por Televisa como las que dio a conocer posteriormente AMX fueron comunicadas por las empresas afectadas, no por el órgano regulador.

El IFT ha anunciado para las próximas horas una rueda de prensa en la que se referirá al tema, una vez han sido notificadas las compañías.




Volver arriba