Crisis de desarrolladoras de vivienda no detuvo al sector

MÉXICO (Notimex).- El sector de la vivienda tuvo en 2013 uno de sus años más difíciles, por ser el primer año de la nueva administración federal, la expectativa de cambio en sus reglas de operación y la crisis que enfrentaron los grandes jugadores, como Urbi, Geo y Homex.

Sin embargo, representantes de la industria aseguran que todo está listo para su repunte durante este 2014, debido a que hay programas que dan certidumbre tanto a los desarrolladores de vivienda como a los tomadores de crédito hipotecario.

El titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), Jorge Carlos Ramírez Marín, consideró que 2013 fue de ‘ajustes’ para la industria, aunque muchos de los elementos de incertidumbre se despejaron a lo largo del año.

Tradicionalmente, la llegada de un nuevo gobierno detiene la actividad de construcción de la vivienda, pero a esto se añadió el anuncio del cambio en las reglas de operación que generó mucha incertidumbre durante la primera mitad del año pasado.

De ahí, el compromiso del gobierno federal por publicar desde julio pasado las nuevas reglas que entrarán en vigor en 2014, a fin de que los desarrolladores se prepararan para la nueva reglamentación, para la cual se consultó a los empresarios del país.

Otro elemento que afectó al sector fue que después de tener un subsidio a la vivienda superior a siete mil millones de pesos, para 2013 se aprobó un presupuesto de sólo cinco mil 788 millones de pesos, lo cual limitó las operaciones que se realizan bajo este esquema.

No obstante, de nuevo el gobierno federal atendió esta demanda de la industria y destinó recursos adicionales al programa de subsidios que maneja la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi), el cual terminará el año con alrededor de ocho mil millones de pesos.

De manera adicional, el Congreso de la Unión aprobó un presupuesto histórico para 2014 en subsidios a la vivienda, del orden de 12 mil millones de pesos, lo cual también contribuyó al optimismo de los desarrolladores del país.

Por otro lado, en 2013 hubo una contracción de entre 8.0 y 9.0 por ciento en la producción de vivienda por la ausencia prácticamente total de los tres grandes desarrolladores (Geo, Homex y Urbi).

Esto se compensó con el resto de los desarrolladores medianos y pequeños que tuvieron un repunte de 6.0 por ciento, de acuerdo con la Sedatu.

Dichas empresas, que aportaron hasta 35 por ciento del mercado total, se encuentran en procesos de reestructura de deuda y se especula que Geo solicitará entrar en concurso mercantil.

La crisis financiera de estas empresas y su efecto en el sector se pronunció cuando Geo y Urbi anunciaron (en abril pasado) al mercado de valores que no presentarían sus reportes financieros, debido a que estaban en análisis de sus activos dentro del proceso de reestructura de deuda.

A esto se sumaron las malas cifras que presentaron el resto de las empresas públicas que participan en la Bolsa Mexicana de Valores (Homex, Ara, Sare y Hogar), para elevar la incertidumbre en el mercado financiero y generar una contracción en el financiamiento bancario a la construcción de vivienda.

No obstante, la queja de los desarrolladores por la falta de apoyo de los bancos comerciales al sector venía desde 2012, de ahí que la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF) anunció en diferentes tiempos distintos programas orientados a apoyar a la industria.

Este banco de desarrollo cuenta con un programa de garantías por hasta 15 mil millones de pesos, además de un esquema de crédito sindicado por 18 mil millones de pesos, y también anunció un modelo para apoyar a desarrolladores de vivienda a entrar al mercado de valores a emitir deuda, con recursos por seis mil millones de pesos.

Ramírez Marín aseguró ahora que hay suficiente subsidio y suficiente crédito, a través de los organismos de vivienda y de la Sociedad Hipotecaria Federal, para que este mercado crezca en proporción significativa para 2014.

Aunado a ello, el titular de la Sedatu apunta que se requiere también de la participación de la banca, por lo que prevé una reunión con ese sector.

En este sentido, antes de concluir 2013, el Infonavit superó su meta de colocación de crédito de 540 mil, y estima cerrar con 660 mil créditos, aunque de éstos, 56 por ciento corresponde a créditos hipotecarios con recursos del organismo, mientras que 44 por ciento a préstamos para mejoramiento con instituciones financieras.

En tanto, en 2013, el Fovissste también superó su meta al pasar de 75 mil a 90 mil créditos, gracias al apoyo que recibió de la SHF, y para el próximo año, el objetivo será alcanzar los 105 mil créditos a trabajadores del Estado.




Volver arriba