Cambios en “The New York Times”

Renueva su web y crea una sección de reportajes pagados

WASHINGTON (EFE).- El diario “The New York Times” lanzó ayer el rediseño de su versión digital, el mayor cambio de su web desde 2006, que incluye una nueva sección de contenidos escritos y pagados por empresas.

Esos publirreportajes, conocidos en inglés como “native advertising”, son textos proporcionados por empresas y pensados para asemejarse más a una información del periódico que a un anuncio publicitario.

La plataforma de publirreportajes de “The New York Times” ha suscitado “preocupación entre los periodistas del medio, que consideran que podría desdibujar las líneas que separan el producto editorial y el material de los anunciantes”.

El dueño del periódico, Arthur Sulzberger Jr., prometió a sus empleados que los contenidos publicitarios estarían claramente identificados como pagados y que no serían escritos por la redacción. Los cuatro textos patrocinados por Dell que inauguraron la sección aparecen encuadrados por una banda azul claro y, bajo la cabecera del periódico y al final de la página, se indica que el contenido ha sido pagado y publicado por la empresa.

Por otro lado, el rediseño del “Times” potencia las posibilidades de interacción de los lectores, al incorporar una pestaña en la parte superior de la pantalla para compartir los artículos en las redes sociales y la opción de leer los comentarios de otros sin tener que esperar a llegar al final de la página.En la portada, la barra vertical con las secciones situada a la izquierda de la pantalla que el periódico mantenía desde la creación de su versión digital en 1996 ha pasado ahora a ser horizontal y se ha desplazado a la parte superior, de modo que su disposición se iguala a la de la mayoría de medios.Entre los otros cambios también se incluye un aumento de los artículos relacionados con la información que se está leyendo y la posibilidad de leer un artículo largo entero sin necesidad de pasar de página, como ocurría hasta ahora.Según el periódico, este rediseño aspira a conseguir una mejor integración del vídeo y la fotografía con el texto de sus contenidos, que se presenta ahora en una columna más estrecha y centrada, con más espacio blanco en la página.”Con el vídeo y la fotografía más prominentes, las nuevas piezas son altamente inmersivas y realzan la capacidad de nuestros lectores de compartir y comentar los artículos”, aseguró la directora del periódico, Jill Abramson, en un comunicado.”The New York Times”, sin embargo, mantiene su política de que los internautas que no paguen únicamente puedan consultar la portada y leer un máximo de diez artículos al mes -y ahora también los publirreportajes- y reservar el grueso de sus contenidos para sus suscriptores.




Volver arriba