Requiere inclusión financiera

Las mujeres tienen acceso limitado a créditos bancarios

El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens; la directora del FMI, Christine Lagarde; el presidente, Enrique Peña Nieto; el titular de la Secretaría de Hacienda, Luis Videgaray Caso, y Alfred Hanning, ayer durante la inauguración del Foro Internacional de Inclusión financiera

MÉXICO (Notimex, El Universal y EFE).- Una tercera parte de la población en el mundo, formada por mujeres, está excluida de los mecanismos financieros, de modo que es “imperativo económico” llegar a ellas y empoderarlas para que logren sus capacidades, señaló la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde.

En la inauguración del Foro Internacional de Inclusión Financiera, celebrada en Palacio Nacional, aseguró que la inclusión financiera es una herramienta importante y si está respaldada por políticas sólidas, puede ir de la mano de la estabilidad.

“La inclusión financiera empodera a las personas y a las familias, especialmente a las mujeres y a los pobres, y los sistemas financieros que funcionan adecuadamente enriquecen a todo un país”, expuso ante el secretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso, y el gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens.

En el acto, encabezado por el presidente Enrique Peña Nieto, señaló que la inclusión contribuye a la estabilidad y crea oportunidades, pero también necesita ser administrada correctamente.

“Necesita ser correctamente regulada, porque (la inclusión financiera) a los beneficiarios incorrectos, bajo los términos incorrectos, puede ser un peligro y puede subestimar esta estabilidad financiera”, agregó.

Advirtió que ampliar crédito a proyectos no productivos o clientes no correctos puede exponer a los prestadores y a quienes les prestan a riesgos y a grandes problemas. Expuso que para los propósitos de estabilidad financiera es crítico que la información esté disponible y el principio de la transparencia se lleve a cabo. La inclusión financiera responsable, explicó, implica ayudar a que los consumidores, en especial a los más vulnerables, a que aprovechen las ventajas que esta ofrece de forma responsable, sin que tengan mayores deudas ni sean víctimas de penalizaciones o tasas de interés. Para lograr lo anterior, señaló, el papel de la sociedad civil será sumamente crítico en este momento, además de la educación financiera, una mejor protección del consumidor, reglamentos en el mercado y políticas que mejoren la transparencia. En ese sentido, resaltó que México brinda un buen ejemplo, pues como parte de sus reformas financieras, está creando un buró de crédito para todas las instituciones financieras, además de un buró de información que pública las tasas de interés y quejas sobre prácticas incorrectas, “medidas que son cruciales para poder construir la confianza en los consumidores”. La directora gerente del FMI comentó que más de una tercera parte de la población en el mundo continúa excluida en el ámbito financiero aún en un mundo tan interconectado y en donde los flujos financieros crecen. “Dejemos al lado la cuestión moral, esto es para que la conciencia de todos ustedes lo decida, pero para nosotros es un imperativo económico que a estas personas se les empodere para que puedan lograr sus capacidades”, añadió. Destacó que la inclusión puede ayudar, y si está respaldada por políticas sólidas puede ir de la mano de la estabilidad financiera. Además, fortalece a las personas y a las familias, en específico a las mujeres y a los pobres y los sistemas financieros que funcionan adecuadamente enriquecen a todo un país. Expresó que el FMI es un socio de México “y seguiremos siendo socios en términos de inclusión financiera y los esfuerzos por parte de las autoridades mexicanas y del sector privado mexicano el poder llegarles a aquellos que necesitan tener acceso, inclusión financiera”.Christine Lagarde dijo que durante los últimos años México ha tenido importantes avances en la ampliación de los servicios financieros en todo el país, sin embargo, sólo el 27% de la población adulta tiene acceso a estos servicio, comparado con el 40% para la región de Latinoamérica y el Caribe.

Barreras para la mujer

Mencionó que las mujeres, no sólo en México sino en todo el mundo, se enfrentan a una serie de barreras en el acceso a los servicios financieros, pues no disponen de garantías para obtenerlos.

Es un “imperativo económico” llegar a ellas y empoderarlas para que puedan lograr sus capacidades, dijo.Para la titular del FMI, la innovación tecnológica es quizás la forma más prometedora para avanzar en la inclusión financiera. “En países como Brasil, India y México, el uso de corresponsales bancarios amplió el alcance de los servicios financieros a los clientes previamente no bancarizadas”.

Afirmó que “las 85 personas más ricas (del planeta) tienen tanta riqueza como la mitad más pobre de la población mundial”. La desigualdad no sólo es una cuestión moral que debe preocupar a todos, sino un asunto macroeconómico, señaló.

Los estudios nos dicen que “los países con una mayor desigualdad experimentan un crecimiento más bajo y menos duradero”, añadió.A pesar de los avances registrados en América Latina en la última década en fomento a la prosperidad de todos los estratos sociales, desarrollo de la clase media y reducción de la pobreza, esta última aún es elevada y la región “sigue siendo la más desigual del mundo”, apuntó.La mujer suele ser la más afectada, con un acceso limitado a las oportunidades en materia de salud, educación y servicios financieros, destacó.”El crecimiento tiene que ser más incluyente para que sea más sostenible y para eso las finanzas tienen que ser más incluyentes”, apuntó.En el caso de los pobres, el acceso a los servicios financieros puede generar enormes ventajas, como “nivelar el consumo, aumentar la inversión en educación y salud, asegurarse contra eventuales siniestros y evitar así caer en una pobreza más profunda”, explicó.En ese sentido, indicó que México ha “dado pasos importantes para ampliar los servicios financieros”, como duplicar en los últimos 4 años el número de instituciones financieras y su cobertura a casi el 75% de los municipios.Sin embargo, sólo el 27% de la población adulta tiene acceso a estos servicios en comparación con el 40% para la región de América Latina y el Caribe, y solo una de cada cinco mujeres participa del sistema financiero.Por ello llamó al sector público y privado de México y, en general, de las economías emergentes a derribar las barreras que impiden a las mujeres gozar de los servicios financieros.La directora gerente del FMI recomendó crear un entorno regulatorio sencillo, impulsar la educación financiera, reforzar la infraestructura del sector y la innovación tecnológica, así como incentivar la competencia saludable.Por su parte, el titular de la Secretaría de Hacienda, Luis Videgaray Caso, afirmó que seis de cada 10 mujeres en México están excluidas de los servicios financieros que prestan diversas instituciones formales en el país.

El funcionario reconoció que la inequidad y exclusión se presenta con mayor severidad entre las mujeres.

Dijo que esta situación hace que la inclusión financiera en México sea un reto mayor a otros países y por ello tanto el gobierno federal y la iniciativa privada deben trabajar en conjunto para revertir esta tendencia.

“El reto de la inclusión financiera es un asunto de todas las economías, pero en México es un reto mayor. Más de la mitad de los municipios rurales no cuentan con servicios bancarios, más de 60% de la población acceden a mecanismos de ahorro y crédito de carácter informal y esta inequidad y exclusión se presenta con mayor severidad entre las mujeres de México”, agregó el secretario.

“Menos de la mitad de las mujeres cuentan con acceso a mecanismos formales y 60% de esas personas excluidas son mujeres”, detalló.El secretario de Hacienda destacó que a través de la adopción de tecnología móvil, mayor educación financiera y a través de la banca de desarrollo se puede impulsar los servicios financieros para quienes hoy no los tienen.




Volver arriba