Reformas "vitales"

Reformas “vitales”

Carstens dice que es necesario que se implementen

Uno de los propósitos que plantea la reforma energética es aumentar la producción de petróleo y gas

MÉXICO (Notimex).- La economía mexicana necesita que las reformas estructurales ayuden a elevar el crecimiento de 3% hasta 5%, según afirmó ayer el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens.

En entrevista con el diario español “El País”, expuso que para mejorar el crecimiento económico de México “es de vital importancia que esas reformas progresen, que termine la legislación secundaria y que pasemos a la etapa de implementación”.

“México es un país que está en el proceso de implementar y tomar decisiones transcendentales para ser más productivo”, recalcó.

Recordó que si bien ya se hicieron las reformas constitucionales en materia de telecomunicaciones, competencia económica y energía, falta precisar detalles de las leyes secundarias.

Abundó que “el paquete de reformas es amplio e irá entrando de forma escalonada, y por lo mismo el impacto sobre el crecimiento será gradual, pero acelerado”.

“Los objetivos de crecimiento por encima del 5 por ciento deberían de estar en los años finales de esta Administración”, precisó.

Aseguró que México se ha protegido contra los riesgos para evitar que las crisis afecten al país, por lo que “México ha construido para que las cosas le vayan bien”. “Tenemos un marco macroeconómico sólido, hemos cubierto bien nuestras contingencias externas, tenemos un nivel récord de reservas internacionales, una línea de crédito flexible con Estados Unidos, un acceso inmejorable a los mercados financieros”, abundó. Enfatizó que para generar más crecimiento es que se procede a las reformas estructurales.Por otra parte, el Congreso de la Unión está consciente de la necesidad de que las leyes secundarias de la reforma energética sean aprobadas a la brevedad posible, indicó el presidente del Consejo de Administración del Grupo Financiero Banorte, Guillermo Ortiz Martínez.

El que se hayan dado las reformas estructurales, en particular la energética, es un paso de enorme trascendencia, de ahí que “las leyes secundarias son importantes y que el Congreso de la Unión está consciente de la necesidad de que pasen a la brevedad posible”, resaltó.

El ex gobernador del Banco de México reconoció que hay tiempos políticos, en donde primero se aprobó la regulación secundaria de la reforma político-electoral y después pasarán las pendientes, como la de telecomunicaciones y energética. Opinó que si bien había una expectativa de que se aprobaran en el periodo ordinario de sesiones, el Congreso tiene sus tiempos y una secuencia. También destacó que la reforma energética busca incrementar la producción de petróleo y gas en el país, bajar los precios de la electricidad y que México sea la economía más competitiva, por lo que las leyes secundarias deben estar alineadas a ello.

“Es fundamental que estas leyes secundarias contengan los elementos para atraer la inversión que se necesita para conseguir esos objetivos, de otra manera no tendría sentido la reforma. Pero pensamos que eso va a ocurrir”, subrayó. En su opinión, la puesta en marcha de la reforma energética, junto con los planes de infraestructura anunciados por el gobierno, propiciarán que la inversión pública y privada se pueda duplicar como proporción del Producto Interno Bruto (PIB) hacia el final de la administración.

Asimismo, dijo, tomando en conjunto la inversión pública y privada en infraestructura, energía, salud, entre otros sectores, sería probable que pase de representar 4 por ciento del PIB a 8 por ciento del PIB al final del actual gobierno federal. En este contexto, Guillermo Ortiz destacó que el Grupo Financiero Banorte está tan optimista e interesado en el tema que trabaja en un fondo de infraestructura y energía, a través de una holding no financiera y totalmente separada del banco. La institución financiera “está en vías de crear un fondo para invertir en proyectos de energía e infraestructura, el cual se debe tener listo a finales de 2014, con un capital inicial de alrededor de 500 millones de dólares”, enfatizó. Que de marchar bien, resaltó, el segundo paso sería hacer fondos adicionales, en donde se estaría levantando capital de los mercados de inversionistas nacionales e internacionales. Según adelantó, sería un fondo que financiaría con capital proyectos y dependiendo de este podría asociarse con distintos participantes, o sea, hay flexibilidad, al evaluarse el proyecto. De hecho, reveló, esta institución ya ha tenido reuniones con inversionistas y fondos, tanto nacionales como extranjeros, que están enormemente interesados en el tema, pero la clave aquí es tener un portafolio de proyectos buenos para que haya financiamiento. De esta manera, “creemos que podemos levantar el capital con relativamente facilidad, siempre y cuando tengamos buenos proyectos en la tubería”, finalizó el directivo.




Volver arriba