México “se niega a despertar”

MÉXICO.- El periódico “Financial Times”, uno de los diarios especializados en economía y finanzas más influyentes del mundo, dijo ayer que la economía mexicana no despega y advierte que aun tras los recortes realizados para este año, las perspectivas que se tienen podrían estar fuera de alcance.

“La economía en general se niega a despertar”, dice el periódico, después del 1.1% del año pasado, “el peor resultado en cuatro años y muy por debajo de las exuberantes previsiones iniciales del nuevo gobierno de Enrique Peña Nieto”, señala el diario, de acuerdo con el sitio de noticias sinembargo.mx.

“En lugar de ello, el gobierno ha recortado su previsión de crecimiento de 2014 a 2.7%, un objetivo que muchos economistas temen que esté fuera de alcance”, dice el “Financial Times”, que alerta que incluso la reducción de 3.3 a 2.3% realizada por el Banco de México “ya está tambaleando”.

El 6 de junio pasado, por segunda ocasión en una semana, la revista británica “The Economist” criticó la conducción de la economía en México y, en especial, la estrategia que ha diseñado el equipo de Luis Videgaray Caso, secretario de Hacienda y Crédito Público.

A juicio de esa publicación, no ha dado resultados y ha generado dudas sobre el proyecto sexenal del Presidente Peña Nieto.Además, criticó el tan anunciado aumento en el gasto público; de acuerdo a especialistas los especialistas consultados, ha sido inexistente. Dijo que la gran cantidad de impuestos recaudados debe ser gastada para evitar estrangular la economía. “Si no es así, el pesimismo sobre la capacidad del gobierno para manejar la economía sólo crecerá”. Cuando Banxico recortó su tasa de interés este mes con la esperanza de estimular la actividad económica, también advirtió que las perspectivas de crecimiento eran “más débiles de lo esperado hace apenas un par de semanas”, señaló el Financial Times ayer. “El gobierno está presionando a través de una serie de reformas estructurales ambiciosas y de largo alcance, incluyendo la apertura del sector energético a, potencialmente, decenas de miles de millones de dólares en inversión privada; apuesta a sacudir las telecomunicaciones nacionales, acogidas a imperios mediáticos”, señala. México insiste en que el crecimiento del 5% anual se puede lograr “antes del final del mandato del señor Peña Nieto, en 2018. Eso sería una aceleración dramática para tres décadas de bajo crecimiento el país”. En entrevista con el diario especializado, el economista Rogelio Ramírez de la O consideró que el gobierno “ha perdido el control de las expectativas de la gente, y un gobierno que está en una jornada de reformas no puede darse ese lujo”. Poco esperanzado sobre las perspectivas de este año, teme que podría ser demasiado pronto para leer ser optimistas con las tendencias.Marco Oviedo, economista en jefe de Barclays, dijo al Financial Times que tiene fe en que México crezca, y ve factible un 3 por ciento para este año. Pero un trabajador de la calle entrevistado por el diario expresó: “Sólo soñamos con que las cosas mejorarán”. El pasado 8 de junio, Luiz Inácio Lula da Silva, ex Presidente de Brasil, rechazó que México sea la nueva nación en ascenso y aseguró que su país es ahora una potencia mundial, que pronto podrá convertirse en la “quinta mayor economía del mundo”.”México fue presentado como la gran novedad del siglo XXI y que estaba mejor que Brasil. Pero me fui a enterar (de los fundamentos económicos mexicanos) y todo es peor que en Brasil”, dijo. “No hay ningún indicador comparable a los nuestros [...] Lo que hacen mejor, nosotros ya lo hicimos con Petrobras hace 20 años”, dijo. Lula, quien apoyó en abril del 2013 al Presidente Enrique Peña Nieto en el arranque de la Cruzada contra el Hambre, tuvo respuesta de los más altos funcionarios mexicanos. Pero si la economía no despega, como dice el Financial Times, y se vuelve a ajustar el crecimiento del país. Lula habrá tenido razón.Por otra parte, la gasolina Magna subió ayer en la frontera a 11.94 pesos por litro, con lo que acumula un alza del 13.6 por ciento en lo que va del año. El incremento en 2014 representa 13% más que en todo 2013, cuando el costo de este combustible aumentó apenas 0.57%. El precio de las gasolinas en el lado mexicano de la frontera está sujeto al de Estados Unidos; para evitar tráfico de combustibles, se aplica un criterio de homologación. Si el precio baja allá, acá debe bajar también y viceversa. Pero no puede aumentar más del precio a nivel nacional, que hasta ayer era de 12.77 el litro de Magna y 13.45 la Premium. El primero de enero de 2014, el costo de la Magna en la frontera era de 10.51 pesos por litro. Ayer subió a 11.94 pesos, es decir, un 13 por ciento en menos de seis meses. En 2013 se inició el año con un precio de 10.45 pesos por litro y cerró en 10.51 pesos; equivale a un aumento de apenas 0.57 por ciento. De acuerdo al análisis hecho por Berenice Gaytán, periodista económica del rotativo fronterizo El Diario de Ciudad Juárez, la gasolina mexicana es apenas un poco más barata que la texana. De acuerdo al portal www.elpasogasprices.com, el litro de gasolina Regular en El Paso, que es la similar a la Magna, fue ayer de 3.47 dólares por galón, que a una tasa de cambio de 13.24 (tomada del promedio ayer) da un precio de 12.14 pesos por litro, cuando aquí se vende en 11.94 pesos. Estados Unidos tiene un ingreso per cápita mucho mayor que el de México, lo que significa que los mexicanos destinan un porcentaje mayor de sus ingresos a pagar combustibles. En la frontera, el costo de la gasolina Premium es de 13.08 pesos por litro, que representa un alza 13.24 por ciento en lo que va del año, pues su precio el 1 de enero fue de 11.55 pesos. En este 2014, el precio de las gasolinas se ha disparado muy por encima de lo que subieron en todo el 2013. México importa cerca del 40% de la gasolina y diesel que usa. La mezcla mexicana de exportación retrocedió de 46 centavos respecto a su última sesión, luego de venderse en el mercado energético internacional en 101.23 dólares el barril, informó Petróleo Mexicanos (Pemex). Especialistas de Bursamétrica apuntaron que el mercado energético finalizó con resultados mixtos, luego de que los inversionistas se mantuvieran cautelosos sobre las posibles interrupciones en las exportaciones de crudo en la zona de Medio Oriente. De esta manera, el referencial del Mar del Norte, el crudo Brent ganó 44 centavos y se ofertó en 113.38 dólares, mientras que su contraparte, el West Texas Intermediate (WTI) se cotizó en 106.36 dólares, con una baja de 54 centavos.



Volver arriba