“De vida o muerte”

Importancia de las reformas para el futuro del país

Rodolfo Martínez Septién, presidente local del IMEF, saluda a Gerardo Ramírez Organista (derecha), consejero del Instituto Mexicano de Mejoras Prácticas Corporativas, en el foro de ayer en Mérida. En medio, el analista Leo Zuckermann. También están en la imagen: Fernando López Macari, presidente del foro, y -atrás, a la izquierda- Enrique Zorrilla Fullaondo, director general de banca empresarial de Scotiabank Inverlat

Leo Zuckermann considera que el presidente Enrique Peña Nieto y su secretario de Hacienda, Luis Videgaray, son demasiado optimistas sobre el crecimiento de la economía mexicana este año, que calculan en 3.9%.

“Yo creo que no hay manera de alcanzar este número. Pienso que el crecimiento estará por debajo del 3%, tan es así, que aposté una cena contra economistas que participan en ‘Es la hora de opinar’ (el programa que dirige en Foro TV), quienes pronostican que el PIB aumentará por arriba del 3%”, comentó al intervenir en el foro del IMEF en el hotel Hyatt.

“Aunque me gustaría perder, creo que Videgaray va a tener que ajustar su pronóstico este viernes, tras conocer el informe del Inegi sobre el comportamiento de los principales indicadores económicos hasta marzo”, continúa.

“Pese a todo, las perspectivas para este año siguen siendo buenas. ¿por qué? Porque, como en el fútbol, Estados Unidos nos va a salvar”, asegura.

La economía mexicana está irremediablemente enganchada a la norteamericana, que afortunadamente desde el año pasado muestra signos de una franca recuperación y que en su avance arrastrará a México, explica.

Zuckermann Behar destaca que la euforia por el histórico período “Constituyente” de 2012-2013, cuando se aprobaron 10 reformas, ha dado paso a la incertidumbre por el atorón de las leyes secundarias, la cual ha enfriado el entusiasmo y frenado la economía. Y advierte que se corre el riesgo de que pase lo mismo que con la Reforma Educativa, que por presiones y protestas, resultó un producto descafeinado.

Es un asunto de vida o muerte para el país, porque si todo sale como se espera con las reformas, el país podría dar el salto a un crecimiento del 5% anual, afirma. “Con dos puntos del PIB adicionales al año, en 2030 México podría estar entre las naciones desarrolladas, algo tan difícil que sólo un país, Corea del Sur, ha conseguido en los últimos 30 años”.

Madre de las reformas

En su repaso por las reformas aprobadas, el analista se refiere a la Energética como la más importante, la madre de todas las reformas.

“Tiene el potencial de ser una reforma tan importante como lo fue el Tratado de Libre Comercio, que se aprobó en 1993 y entró en vigor en 1994. Entiendo los argumentos de la izquierda para estar en contra, pero no los comparto”, dice.

“Es evidente que hace mucha falta la participación de la inversión privada en el sector energético, pero el éxito de esta reforma va a depender de qué tan bien se liciten y se regulen los contratos para que la iniciativa privada pueda incursionar en la exploración y explotación de petróleo”, añade “En ese sentido, creo que será muy importante cuidar tanto la legislación secundaria como la implementación. Deben quedar muy bien establecidos, con mucha fortaleza, los órganos reguladores del Estado, porque podemos pasar de un modelo donde existe corrupción en el monopolio público de Pemex, a uno donde exista colusión entre el Estado y las empresas privadas”.Zuckermann insiste en su advertencia: “Es muy importante que para cuidar la renta petrolera, que es la parte con que se queda el Estado de la extracción de petróleo y de gas, que queden muy bien establecidos estos órganos de regulación y las reglas muy claras. Por tanto, tras la discusión de las leyes secundarias, la implementación será fundamental para el éxito de la reforma”.A todos los conviene que las reformas resulten. A los empresarios porque tendrán más oportunidades de inversión en muchos sectores que antes estaban vedados, ya sea por la existencia de oligopolios privados o monopolios públicos. En este sentido, apareció en estos días la noticia de que AT&T está dispuesto a invertir en México para competir contra Grupo Carso en telecomunicaciones. Me parece algo estupenda”.”El reto para el sector privado es aprovechar estas reformas para encontrar nuevas formas de inversión”, concluye.- Mario Durán Yabur.

Economía mexicana | Las reformas estructurales

Leo Zuckermann opina que a todos les conviene que las reformas tengan éxito.

Los empresarios

A los empresarios les conviene porque tendrán más oportunidades de inversión en muchos sectores que antes estaban vedados, ya sea por la existencia de oligopolios privados o monopolios públicos, dice en el marco del foro del IMEF ayer en Mérida.

El caso de AT&T

” En este sentido, apareció en estos días la noticia de que AT&T está dispuesto a invertir en México para competir contra Grupo Carso en telecomunicaciones. Me parece algo estupenda”, señala. “El reto para el sector privado es aprovechar estas reformas”.




Volver arriba