Banxico: Hay baja inclusión

Los pobres sufren más por la falta de apoyos financieros

El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, ayer en el Foro Internacional Financiero

MEXICO (El Universal).- El gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens, afirmó que resulta muy caro para quien es pobre no tener acceso a instrumentos de ahorro y crédito, de ahí que es importante trabajar para una mayor inclusión financiera en el país.

Al participar en el Foro Internacional de Inclusión Financiera, Carstens señaló que es imperante democratizar los beneficios de los servicios bancarios y trabajar en una intermediación más moderna para romper con el círculo vicioso entre pobreza y exclusión financiera.

“Sólo así, entre reformas estructurales y una regulación responsable y sólida terminaremos con la perversa paradoja de que no hay condición más cara y costosa que la de ser pobre”, comentó.

Agustín Carstens reconoció que un punto de partida debe ser aceptar que el bajo coeficiente de inclusión financiera se asocia con los altos índices de pobreza, lo cual constituye uno de los obstáculos más férreos para su combate.

Comentó que la población de menores ingresos en el país sufre la “estrechez de recursos” y padece por la falta de dinero para emprender negocios productivos, financiar proyectos para mejorar el capital humano, planear a plazos razonables la adquisición de vivienda o para afrontar adversidades personales o naturales.

La mejor manera de romper el eslabón de la falta de inclusión financiera es evitar dos errores comunes, suponer que la diferencia entre pobres y ricos es un problema de índole educativo o cultural o pensar que los pobres no realizan transacciones bajo el argumento de que no tienen recursos, expresó.

“La diferencia entre ricos y pobres no radica en la falta de conocimientos básicos. La diferencia radica fundamentalmente en los elevadísimos costos de transacciones que los pobres deben afrontar”, aseguró el funcionario.

Carstens, mencionó que la reforma de telecomunicaciones contribuirá favorablemente a una mayor bancarización a través de servicios más baratos que se pueden prestar a través de plataformas modernas y de acceso a toda la población.




Volver arriba