Bajo promedio de los ingresos

Reporte sobre el trabajo entre los países de la OCDE

MÉXICO.— La calidad del ingreso en México es la menor de todos los 34 países de la Organización para el Crecimiento y Desarrollo Económicos (OCDE), determinó este organismo en su reporte Perspectivas del Empleo 2014, de acuerdo con el periódico “El Financiero”.

La conclusión se dio luego de analizar tres dimensiones: calidad del ingreso, seguridad del puesto de trabajo y calidad del ambiente de trabajo, con cifras correspondientes a 2010.

“México tiene un promedio de ingresos relativamente bajo y es el tercero en términos de desigualdad en la distribución de ingresos. Por otro lado, la calidad del ambiente de trabajo es comparable con la de otros países de la OCDE: los empleados mexicanos registran buen acceso a recursos y apoyo para llevar a cabo sus tareas aun cuando enfrentan relativamente altos niveles de demanda de trabajo”, dijo el documento del organismo internacional.

Para erradicar la situación, se requiere de mejorar la calidad de los puestos de trabajo y reducir la informalidad, pues casi 60% de los empleos en México se encuentran en el sector informal, precisó el informe.

Para 2014 y 2015 los índices de crecimiento de empleo en México se ubicarán en tasas superiores al 3%, y el desempleo volverá a bajar de 5% a 4.5% en el último trimestre de 2014, señaló ayer la OCDE, en su reporte Perspectivas del Empleo 2014.

 “Si bien la tasa de desempleo es baja, la tasa de empleo de 60.9% es también menor a la registrada en otros países de la OCDE. Muchos jóvenes y mujeres están excluidos de la fuerza laboral”, precisó el organismo referente a México.

En promedio, en la OCDE el 62.7% de las mujeres están empleadas o buscando trabajo, en México el porcentaje es de 47.3%. Por igual el 40% de las mujeres jóvenes, no estudian ni trabajan, esto es la segunda tasa más alta de la OCDE después de Turquía.

Asimismo, el desempleo en la OCDE como conjunto está disminuyendo desde hace unos meses y esa tendencia seguirá este año y el próximo pero a un ritmo lento, de forma que a finales de 2015 se situará en 7.1%, por encima del 5.6% que había en el último trimestre de 2007, antes de estallar la crisis.

Cerca de 45 millones de personas estaban sin trabajo en los 34 países miembros en mayo pasado, lo que suponía una tasa de desempleo del 7.4% y significaba 1.1 puntos porcentuales menos que en en octubre de 2009, señaló en su informe anual sobre el empleo la OCDE.

Esa caída se debió en buena medida a la mejora de Estados Unidos, donde la tasa de desempleo era en junio del 6.1%, 3.9 puntos menos que en el punto álgido de la crisis, pero todavía por encima del 4.8% que había al terminar 2007.

Los autores del estudio calculan que la disminución en Estados Unidos será muy ligera de aquí a los últimos tres meses de 2015, cuando se quedará en un 5.9%.

Japón ha tenido un comportamiento singular dentro del mundo desarrollado, ya que el porcentaje de desempleados en mayo era del 3.5% (un nivel sólo comparable al de Corea del Sur y Noruega), por debajo del 3.9% que había al comenzar la crisis. Y a finales de 2015 se espera que ascienda ligeramente hasta el 3.7%.

La zona euro aparece como la oveja negra, con un desempleo del 11.6% en mayo de este año, que caerá al 11.2 % en los últimos tres meses de 2015, muy lejos del 7.3% al cerrarse 2007.

Los autores del informe explicaron que esta larga fase de alto desempleo ha dejado “profundas heridas” tanto entre muchos de los que han conservado su puesto de trabajo, que han atravesado situaciones económicas difíciles, como sobre todo entre los que lo perdieron.

Un problema que supone “una gran fuente de preocupación” es que hay 16.3 millones de personas en la OCDE que en el primer trimestre de 2014 llevaban más de 12 meses sin empleo, y que el número de los que componen este grupo se ha incrementado en un 85% desde 2007.

Teniendo en cuenta estos elementos, la organización estimó que promover la demanda “debería seguir siendo un objetivo político clave donde la recuperación ha sido menos robusta”, y eso acompañado de medidas para hacer frente al paro estructural.

Eso significa que hay que dar prioridad a la formación de los desempleados de larga duración, que son los más susceptibles de quedar marginados del mercado laboral, en particular cuando los nuevos empleos se generan en nuevos sectores en los que se requieren cualificaciones diferentes.

Los autores del informe insistieron en que aunque las finanzas públicas están en situación delicada en muchos países “es esencial encontrar fondos para esos programas” que facilitan la movilidad laboral y la readaptación de los trabajadores para “asegurarse de que la recuperación económica se convierte en una recuperación de empleos”.

Desempleo | Reducción
La OCDE dio a conocer que el desempleo está bajando y así seguirá en el resto del año.
Mejora de EE.UU.
La caída se debe en buena medida a la mejora de Estados Unidos, donde la tasa de desempleo en junio era del 6.1%, 3.9 puntos menos que en el punto álgido de la crisis.
Caso peculiar
Japón también ha tenido un comportamiento peculiar dentro del mundo desarrollado, ya que el porcentaje de desempleados en mayo era del 3.5% (un nivel sólo comparable al de Corea del Sur y Noruega), por debajo del 3.9% que había al comenzar la crisis.

Etiquetas:, , ,