Sigue huelga en planta de calzado en China

Sigue huelga en planta de calzado en China

BEIJING, China (AP).- Los trabajadores en huelga en una fábrica china propiedad del mayor productor mundial de calzado deportivo rechazaron la más reciente oferta de la gerencia en una disputa laboral que está afectando la producción de marcas como Nike y Adidas.      

El paro en el complejo fabril de Yue Yuen Industrial (Holdings) Ltd. en el sur de China, que emplea a más de 40 mil, trabajadores se ha extendido a una segunda semana ante la falta de un acuerdo.      

La disputa estalló por pagos insuficientes a seguridad social y a un fondo de vivienda requeridos por las leyes chinas. Se ha convertido en una de las mayores huelgas en el sector privado en China, donde productores de bajo costo enfrentan cada vez más activismo laboral ante la escasez de trabajadores migrantes que está elevando el costo de la mano de obra.      

Decenas de miles de trabajadores mantuvieron el paro el martes, de acuerdo con grupos laborales, tras rechazar la nueva oferta de la compañía, que incluye pagos retroactivos por seguridad social y vivienda, contribuciones plenas a esas prestaciones a partir del 1 de mayo y un estipendio mensual de 37 dólares por costo de vida. “Vamos a pagar lo que prevén las regulaciones, que no haya dudas sobre eso”, dijo George Liu, portavoz de Yue Yuen.      

Los trabajadores en la planta de Dongguan demandan un aumento salarial de 30% y un compromiso más claro a contribuciones futuras. Dicen además que es injusto que los trabajadores fuesen requeridos a pagar su parte de las contribuciones perdidas pasadas. Y quieren que sus propios representantes negocien con la gerencia.      

Greg Rossiter, de Nike Corporate Communications en Beaverton, Oregon, dijo en un mensaje electrónico que Nike estaba “enterada y preocupada por los acontecimientos en la fábrica de Yue Yuen” y estaba monitoreando las conversaciones entre la gerencia y los trabajadores.      

Otra planta más pequeña de Yue Yuen en la provincia de Jiangxi fue afectada por un breve paro el lunes centrado también en pagos de seguridad social, pero por diferentes razones. Liu dijo que los trabajadores allí no querían hacer pagos plenos, lo que les dejaría con menos dinero en sus cheques. La disputa acabó cuando la planta, que tiene 6 mil empleados,  alistó a funcionarios del gobierno local para que le explicasen a los trabajadores que los pagos son requeridos por ley.      

Pero en la huelga en Dongguan, las dos partes parecen lejos de un acuerdo.      

Liu dijo que la disputa estaba teniendo impacto en la producción y que la compañía tiene planes de contingencia para pasar labores a sus otras fábricas en Vietnam e Indonesia.




Volver arriba