Protestan en EEUU para pedir mejor salario para empleados de comidas rápidas

Chicago los restaurantes de comida rápida pagan en general el salario mínimo estatal de 8,25 dólares, sin beneficios u horarios fijos.

Chicago los restaurantes de comida rápida pagan en general el salario mínimo estatal de 8,25 dólares, sin beneficios u horarios fijos.

MIAMI (EFE).- Trabajadores de cadenas de comida rápida alzaron hoy su voz en más de 150 ciudades de Estados Unidos para reclamar un salario mínimo de 15 dólares y el derecho a estar en un sindicato.

Con pancartas que rezaban “en huelga para mejorar a mi familia, “mejores sueldos para una economía más fuerte” o “juntos por los 15 dólares y un sindicato”, entre otras, los manifestantes, en su mayoría inmigrantes, marcharon en las ciudades más importantes de Estados Unidos.

En la turística plaza de Times Square en Nueva York, los manifestantes marcharon varias manzanas hasta llegar a un Domino’s Pizza en la calle 39, entre las avenidas séptima y octava, zona comercial siempre atestada de neoyorquinos y turistas que, sorprendidos, detenían el paso para observar la manifestación.

“Estoy aquí luchando por las injusticias que nos hacen a los trabajadores”, manifestó el mexicano Próspero Sánchez, quien dijo que durante catorce años ha “trabajado duro” para Domino’s y tras dos décadas sólo ganaba 11,50 dólares la hora.

Pese al esfuerzo “me pagaron con el despido. Estuve dos meses sin trabajo y busqué ayuda” tras lo cual lo restituyeron en su puesto, agregó Sánchez frente al establecimiento, custodiado por la policía, al referirse a que las empresas de comida rápida son una industria que produce 200.000 millones de dólares al año.

Durante la manifestación, se hizo un reclamo a la legislatura del estado de Nueva York para que apruebe un proyecto que otorgaría poder a las ciudades y condados para tomar decisiones sobre el salario mínimo y que contempla un alza para llevarlo a 15 dólares la hora.

Los trabajadores, que contaron con el apoyo además de la asambleísta Maritza Dávila, el fiscal de cuentas de la ciudad, Scott Stringer, así como otros políticos y líderes religiosos, contaron de lo difícil de la supervivencia en una ciudad tan cara como Nueva York, con rentas elevadas que lleva a muchos inmigrantes a compartir sus apartamentos.

En Chicago, a pesar de la lluvia, el grupo de manifestantes llegó temprano con una banda de mariachi y carteles hasta el restaurante Rock ‘n’ Roll de McDonald’s, en el centro de la ciudad, donde corearon en español “¿Qué queremos?, 15 dólares. ¿Cuándo los queremos?, ahora!”, y “McDonald’s estamos aquí”.

Nazly Damasio, de la campaña “Lucha por 15”, dijo que los trabajadores reclaman un salario mínimo de ese valor y derecho a estar en un sindicato sin temor a represalias.

“Ellos ganan miles de millones de dólares y sus trabajadores viven en la pobreza. El 52 % de estos trabajadores son madres y padres con hijos que tienen que depender de la asistencia pública para llegar a fin de mes”, aseguró.

Según informaron los organizadores, en Chicago los restaurantes de comida rápida pagan en general el salario mínimo estatal de 8,25 dólares, sin beneficios u horarios fijos.

En Los Ángeles las protestas de hoy no afectaron al servicio, no obstante los trabajadores latinos mostraron su preocupación y desacuerdo.

“¿Cómo puedo yo mantener mi hogar y mi dos niños con un salario de 10 dólares la hora?”, se preguntó hoy Ana Martínez, una trabajadora hispana de un Burger King en Los Ángeles.

En tanto, en Miami, los manifestantes se encontraron en un McDonald’s donde gritaron consignas a favor de los 15 dólares.

Una investigación de la Universidad de California Berkeley encontró que el costo de los programas de asistencia pública para trabajadores de restaurantes de comida rápida que no alcanzan a mantener a sus familias es de 17.000 millones de dólares anuales. EFE




Volver arriba