Crece el desempleo

Latinoamérica, por la calidad de las plazas laborales

GINEBRA (EFE).- Latinoamérica resultó la región menos afectada por el desempleo adicional generado en 2013, al representar apenas el 1 por ciento del mismo, según un informe sobre la situación y perspectivas del empleo presentado ayer por la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

“Sólo el 1 por ciento del desempleo adicional del año pasado provino de esa región, aunque esto no significa que la situación de su mercado laboral carezca de problemas”, dijo el director general del organismo, Guy Ryder, al presentar el análisis.

Esa cifra implica que “no contribuyó ni con 50,000 desempleados a la cifra mundial de personas sin trabajo”, que aumentó en 5 millones.

A nivel regional, la tasa de desempleo se situó en 6.5 por ciento, con respecto al 6 por ciento global.

Ryder también se refirió a la “notable desaceleración en algunas de las economías más importantes” de Latinoamérica como un elemento que puede frenar las mejoras en materia de empleo.

En términos elogiosos, se refirió a que “América Latina está prestando mayor atención a la calidad del empleo y, en particular, al fenómeno de la informalidad, que representa cerca del 50 por ciento (del empleo total)”.

“Se trata de una tasa que sigue siendo increíblemente alta, incluso en alguno de los países a los que les va mejor”, agregó. Son los países andinos y los centroamericanos de bajos ingresos los que registran los mayores niveles de informalidad, del 70 por ciento o más.

La OIT observó que continúan las mejoras en cuanto a la situación de los “trabajadores pobres”, que ganan menos de dos dólares diarios y que, si hace diez años representaban un 15 por ciento del total, ahora suponen un 6.7 por ciento.

Y, a pesar de que se prevé que las economías de la región crezcan con menos vigor en 2014 y los siguientes años, el número de trabajadores muy pobres seguirá disminuyendo hasta ser menos del 6 por ciento del total de la masa trabajadora.

A escala mundial, el informe de la OIT advierte que la recuperación de la economía todavía es tan gradual que, en realidad, no está generando oportunidades de empleo.

Desde 2008, el déficit mundial de empleo en relación con la crisis financiera que estalló ese año ascendió a 62 millones de puestos, que incluyen a 32 millones de personas en busca de trabajo.En tanto, 23 millones de trabajadores abandonaron el mercado laboral llevados “por el desánimo y por llevar mucho tiempo desempleados”, mientras que otros 7 millones de personas económicamente inactivas optaron por no entrar en él.En el curso de su análisis, los especialistas de la OIT constataron que varios sectores de la economía están generando ganancias, pero que éstas se invierten principalmente en los mercados de activos y no en la economía real, lo que explica las perspectivas negativas del empleo a largo plazo.”Necesitamos un replanteamiento de las políticas, intensificar los esfuerzos para acelerar la generación de empleos y apoyar a las empresas para crearlos”, sugirió Ryder.Los jóvenes siguen siendo los principales afectados por esta recuperación débil y desigual: 74.5 millones de personas de 15 a 24 años estuvieron desempleadas el año pasado, casi un millón más que en 2012.La tasa de desempleo mundial en esta categoría de edad se sitúa entonces en 13.1 por ciento, tres veces más que entre los adultos.Entre los jóvenes latinoamericanos, la tasa de desempleo es el doble que la de los adultos y son los primeros quienes concentran los trabajos precarios. El desempleo aumentó en 5 millones de personas en 2013, según la OIT

Sin empleo

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) informó que el número de desempleados en todo el mundo fue de 200 millones en 2013.

201.8

millones de personas estuvieron sin trabajo.

6%

fue el nivel de desempleo en 2013, que no varió con respecto a 2012.

6.1%

aumentará la tasa del problema este año. Con escasa mejoría laboral.

4.2

millones de desempleados más habrá en el mundo en 2014.




Volver arriba