Retroceden ventas de centrales de abasto en 2013

 

Necesaria modernización del sector ante competencia

Por Alina Archundia Ramírez

MÉXICO (Notimex).- El presidente de la Confederación Nacional de Agrupaciones de Comerciantes de Centros de Abasto (Conacca), Arturo Fernández Martínez, aseguró que 2013 fue ‘un año difícil’ para el sector de abasto alimentario en México.

La razón es que las ventas en las 64 centrales de abasto agrupadas del país cayeron entre 30 y 50 por ciento, debido en especial a la instalación ‘indiscriminada’ de formatos de comercio moderno.

Sin embargo, confió en que las estrategias de modernización que impulsa el sector permitan revertir ese porcentaje en al menos 15 por ciento.

El vocero de la Federación Latinoamericana de Mercados de Alimentos (Flama), Alfredo Neme Martínez, dijo por su parte que en 2013 los precios de la canasta básica se incrementaron 35 por ciento en promedio y la tendencia este año es al alza, aunque de manera marginal.

Ambos dirigentes coincidieron en que el reto prioritario para 2014 es que gobierno y empresarios trabajen conjuntamente para apoyar al sector y establecer una política de modernización del Sistema Alimentario Mexicano, la cual permitiría una mayor estabilidad de precios a lo largo de los años y equidad en la alimentación.

En entrevistas por separado, el presidente de la Conacca sostuvo que 2013 ‘fue un año sin sorpresas económicas, porque no hubo ni crecimiento ni retrocesos’.

Sin embargo, Fernández Martínez confió en que la aprobación del paquete de reformas estructurales genere un ambiente de confianza que permita avanzar a la economía nacional.

‘Para 2014 esperamos que todas las reformas estructurales nos permitan despegar en la generación de empleos, y que además se mantengan el millón 850 mil empleos directos y tres millones 500 mil indirectos que generamos las 64 centrales de abasto agrupadas’, señaló.

Asimismo, consideró urgente e impostergable la modernización del Sistema de Abasto Alimentario del país, para enfrentar con éxito la competencia interna y de las grandes cadenas comerciales.

Dejó en claro que el sector no pide al gobierno federal ‘un régimen fiscal especial, ni complacencias, sino un paquete de facilidades absolutamente necesarias para el cumplir con nuestras obligaciones tributarias en tiempo y forma’.

Dijo que ello les permitiría ser más competitivos y por ende ofrecer mejores precios y crear estrategias organizadas para hacer llegar alimentos a las clases más desprotegidas.

‘El gran reto para nosotros es que todos los alimentos lleguen a las mesas de todos los mexicanos’, por lo que recordó que, en conjunto, el sector trabaja ya en su modernización a través de diversas alianzas con instituciones públicas y privadas.

En la actualidad, añadió, del total del mercado nacional, sólo 24 por ciento lo concentra pequeñas tiendas y 15 por ciento los mercados públicos, y año con año registran una contracción de 6.0 por ciento anual, mientras que los grandes centros comerciales se expanden a tasas de 10 por ciento anual.

Por su parte, el representante de la Federación de Mercados de Alimentos destacó que hoy representan 24 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), es decir, de cada peso que se genera en el país 24 centavos proviene de dicho sector, y que 33 por ciento de la Población Económicamente Activa (PEA) trabaja en el ramo.

Neme Martínez dijo en entrevista con Notimex que ‘por eso parece increíble que las autoridades correspondientes no impulsen al sector y hoy se carezca de una política alimentaria para favorecer al pequeño y mediano productor y mayorista’.

En su opinión, uno de los factores fundamentales que impulsó el alza en los precios de alimentos durante 2013 fue los ‘gasolinazos mensuales’ aunado a las sequías, las inundaciones y las secuelas de la influenza aviar.

Estimó que en 2014 ‘seguirán las tendencias alcistas, no tan pronunciadas, aunque dependemos del clima, pero si descontamos alguna eventualidad de esta naturaleza, debemos tener una cierta estabilidad de precios’.

 




Volver arriba