Menor dinamismo

La inseguridad afecta el ritmode crecimiento

La inseguridad afecta el crecimiento, dijo ayer el Centro de Estudios  Económicos del Sector Privado

MÉXICO.- El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (Ceesp), advirtió que la inseguridad que priva al país tiene un efecto directo sobre el ritmo de crecimiento de la actividad productiva.

Explicó que por este problema cada año las empresas tienen que desviar fuertes sumas de recursos para prevenir y combatir los problemas de inseguridad, reduciendo su capacidad de inversión productiva y la creación de nuevos empleos, informa “El Universal”.

“México enfrenta serios problemas en materia de legalidad y reglas del juego, que de no corregirse pronto, será imposible que cualquier reforma funcione, y obstaculizará el dinamismo de la actividad económica”, dijo.

Para Luis Foncerrada Pascal, director del Ceesp, México requiere de un eficaz sistema público de seguridad que no sólo asegure la integridad física de las personas y brinde protección a sus bienes e inversiones. También se necesita que contribuya a la cimentación de un estado de derecho cuyos beneficios se traduzcan en un ambiente propicio para que los individuos y las empresas desarrollen de la mejor manera sus actividades productivas. Sin embargo, explicó, cuando el ambiente de inseguridad es el que prevalece, se generan costos sociales adicionales que deben realizar las personas y empresas para protegerse de ser víctimas de un delito.

“Estos costos ocasionan, entre otras cosas, al cierre de empresas, caídas en la inversión y en la formación de capital, pérdida de competitividad y por tanto una menor generación de empleos. En suma, la delincuencia e inseguridad obstaculizan el crecimiento económico y contribuyen a aumentar la pobreza”, abundó.

En su mensaje semanal, “La inseguridad sigue haciendo mella a la actividad económica”, aseguró que lo más preocupante es que el gobierno no hace nada para solucionar los problemas al respecto.

La permanencia de corrupción, ilegalidad, impunidad, falta de certeza jurídica y ausencia de estado de derecho, alimentan la inseguridad. Muestra de esto es que en el segundo levantamiento de la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana del último trimestre del 2013, se observa que por una parte, 68% de la población mayor de 18 años considera que vivir en su ciudad es inseguro y por otra, casi el 70% considera que el desempeño de la policía es poco o nada efectivo. En el caso de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción Sobre Seguridad Pública (Envipe), los resultados indican que durante 2012 (cifra más reciente) se estima que se dieron 27 millones 769 mil 447 delitos, 22.3% ó 5 millones de delitos más que en 2010, cuando el Inegi tomó la responsabilidad de realizar este sondeo. Según las cifra, el costo monetario por persona afectada por cuestiones de inseguridad fue de 5 mil 953 pesos, lo que implica un costo total equivalente a 215.2 mil millones de pesos, lo que representa el 1.4% del PIB. Para Foncerrada Pascal hacer un cálculo sobre los costos de la inseguridad es muy complejo, dada su incidencia en diversos ámbitos. Por ejemplo, en su documento Los Costos Invisibles de la Violencia en América Latina, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) señaló que en México, el aumento del 1% en el número de homicidios tiene como consecuencia la caída del 1.8% del precio de mercado de las viviendas. Por otro lado, el Instituto Ciudadano de Estudios Sobre la Inseguridad (Icesi), estimaba en 2009 que el costo de la inseguridad en México superaba el billón de pesos, lo que representaba casi el 9% del Producto Interno Bruto. Es por eso que en este entorno, es fundamental consolidar una mejora del estado de derecho y dotar de una clara certeza jurídica al país, toda vez que esto estimula la confianza de la población a denunciar los delitos sabiendo que tendrán una resolución favorable.



Volver arriba