Al Niño Dios de los ojos negros

Gaspar JesúsAzcorra Alejos (*)

Para las Posadas

Te admiro y miro en tus ojos,

dos inmensos lagos negros

donde las penas ahogo,

donde con gozo navego.

Ves lo infinito, finito,

ves en lo profundo, el fondo,

y si te hablo al oído,

tu me sonríes gozoso.

Con tus manos nos bendices

manos de brazos abiertos,

manos que hablan y dicen,

que en ellas, todos cabemos.

Tu corazón no lo veo

no hace falta que se vea,

como el aire que sin viento,

con respirarlo, te alientas.

Mírame mi niño lindo

abrásame con tus brazos,

encenízame te pido,

las huellas de mis pecados.

Mérida, Yucatán, diciembre de 2013.

—–

*) Presbítero católico




Volver arriba