Pablo Hermoso y Spínola triunfadores en último festejo en la México

Pablo Hermoso y Spínola triunfadores en último festejo en la México

 

MÉXICO (Notimex).- Al cortar una oreja cada uno, el rejoneador español Pablo Hermoso de Mendoza y el diestro mexicano Fermín Spínola, fueron los triunfadores de la Vigésima Primera y última corrida de la temporada Grande de la Plaza de Toros de México, que se efectuó ante cerca de 30 mil aficionados que se dieron cita en el Coso de Insurgentes.

En esta última corrida de la temporada 2013-2014, que se llevó a cabo en la Pplaza México, el cartel estuvo conformado por el rejoneador español Pablo Hermoso de Mendoza, mientras que a pie estuvieron tres diestros mexicanos, el capitalino Fermín Spínola, el aguascaletense Arturo Macías y el potosino Fermín Rivera.

Hermoso de Mendoza lidió par de astados procedentes de la ganadería coahuilense de Julio Delgado, el primero bastante bueno y el segundo burel que salió muy justo de fuerza, siendo su primer astado, ‘Chileno’ de 479 kilos al que le cortó el apéndice gracias a una faena variada, en donde demostró el porqué es el mejor rejoneador del mundo.

En esta primera lidia, las cabalgaduras que participaron en la faena de este toro se lucieron. Con ‘Chenel’, el rejoneador hispano dejó un par de banderillas en todo lo alto, para después dejar constancia de su dominio en el rejoneo al hacer que su montura cambiara en varias ocasiones de grupas, en la cara del toro.

Al llevar a ‘Viriato’ al ruedo, el español dejó otro buen par de banderillas y a lomos de ‘Pirata’ el rejoneador colocó las banderillas cortas y a lomos de este corcel que coloca el rejón de muerte, que fue tan bien puesto que el efecto fue casi fulminante concediendo el juez de plaza Gilberto Ruiz Torres, una oreja.

En su segundo astado, ‘Grinch’ quien registró en la romana 498 kilogramos, Hermoso de Mendoza que tuvo inicio prometedor, pero que al final de la faena acusó mucho cansancio, volvió a brillar mostrando a los miles de espectadores que se dieron cita en el embudo de la colonia Nochebuena, de lo bien entrenados y adiestrados que están sus caballos.

En esta ocasión los corceles que participaron en la lidia fueron ‘Napoleón’ con quien dejó un rejón, ‘Disparate’, con quien clava unas banderillas, ‘Habanero’, que fue el más espectacular al ejecutar piruetas espectaculares en la cara del burel y ‘Pirata’, con quien hizo la suerte de clavar las banderillas a dos manos y clavar el rejón de muerte, el cual no cayó en buen sitio por lo que debió pasaportarlo asestándole dos descabellos.

Por lo que toca a los diestros que lidiaron a pie, el capitalino Fermín Spínola, con su primero, ‘Huasco’ ejemplar que dio en la báscula 508 kilogramos, supo entender al burel que tuvo enfrente, que por momentos le escatimaba los pases pues resultó ser de recorrido corto, pero con empeño empezó a sacarle pases interesantes. Mata de estoconazo fulminante y se le otorga una oreja.

Cuando se disponía a empezar la lidia de su segundo astado, ‘Expositor’, el burel se rompió el pitón izquierdo por lo que fue regresado y cuando se suponía que entraría el primer reserva, ‘Taquero’ de la Ganadería de la Punta, se anunció que el ejemplar que sería pasaportado sería ‘Patroncito’ de la dehesa de Javier Garfias con 495 kilos en los lomos.

Spínola se llevó una gran ovación al colocar espectacular par de banderillas ‘Al Violín’ y posteriormente con la muleta ligó tandas de pases templados y estéticos. Se le escapa la oreja al dejar pinchazo y estocada que tardó un poco en hacer sus efectos.

Con respecto al desempeño de Arturo Macías, en su primer astado, ‘Escocés’ que dio 519 kilos en la báscula, hizo faena interesante, con espectacular quite de gaoneras además de ligar tandas de derechazos muy templados. El toro lo revuelca en un par de ocasiones perpo sin herirlo. Lo despacha de estocada caída y mientras le aplica tres descabellos, escucha un aviso hasta que finalmente dobló.

Con su segundo astado ‘Manito’ ejemplar que cargaba 510 kilos en sus lomos, posiblemente el peor toro de todos los que se lidiaron este domingo, Macías buscaba hacer que el toro no se viera tan soso, inofensivo, sacándole pases de diferentes tipos, pero el astado simplemente pasaba sin dar una sola señal de bravura. Por lo que abrevia y mata.

Finalmente el tercer espada Fermín Rivera no tuvo soscios para brillar. En su primer burel, ‘Carlangas’, que pesó 435 kilos, le tocó un astado rajado, de muy poco juego por lo que no logró arrancarle pases de calidad y lo despachó pronto. Con el que cerró plaza, ‘Aceitero’ que pesó 529 kilos, volvió a toparse con pared, ya que el burel nunca se entregó por lo que hace breve faena y despacha de estoconazo bien puesto.

 




Volver arriba