Oreja a Del Álamo calienta la tarde

Oreja a Del Álamo calienta la tarde

Gris corrida en una tarde de lluvia en Madrid

1 / 3


A la izquierda, el brindis de "El Fandi" a la infanta Elena. Arriba, a Morante de la Puebla le toman sus medidas al realizarle una figura de cera en el Museo de Madrid. El torero sevillano está alistando su presencia en Las Ventas Arriba, el forzado de pecho con que Juan del Álamo remató una tanda, ayer en Las Ventas, donde cortó una oreja en la Corrida de la Prensa


Luego del infortunio de la tarde anterior, la de ayer, con lluvia, viento y frío, invitaba poco a ir a los toros. Quizá tampoco daría ganas de torear aunque fuera San Isidro y Las Ventas.

La determinación y la disposición de triunfo de Juan del Álamo le fueron suficientes para repetir la vuelta al ruedo en Las Ventas, pero portando una oreja en su mano derecha, al igual que le sucedió el pasado día 10, cuando entró en el cartel por la vía de la sustitución.

Fue la única oreja de una tarde que fue aciaga igual, pues ni “El Cid” ni “El Fandi” supieron hacer algo.

Con la moral crecida del aspirante que va subiendo escalones en la profesión a base de golpes de atención, Del Álamo se encontró con el mejor ejemplar de una dispar corrida de Juan Pedro Domecq y que le puso en bandeja tal vez un triunfo mayor que el alcanzado.

Terciado y abierto de pitones, el toro embistió con calidad desde el primer pase de muleta que le instrumentó el salmantino, siempre con arrancadas prontas y acompasadas hasta el final de cada embroque.

Del resto del festejo en una tarde lluviosa y fría, las banderillas de “El Fandi” fueron lo mejor y por ello se llevó las únicas ovaciones.




Volver arriba