Macías triunfa en la México

El diestro sale a hombros en el décimo encierro

Arturo Macías saluda al público tras cortar dos orejas, ayer

El diestro mexicano Arturo Macías, que cortó dos orejas y salió a hombros por la puerta grande, se confirmó como triunfador de la décima tercera fecha de la temporada 2013-2014 en la Monumental Plaza México.

Arturo alternó con el también mexicano Fabián Barba, quien saludó en el tercio en cada uno de sus dos toros, y el salmantino Pedro Gutiérrez Lorenzo “El Capea”, quien tuvo una desafotunada tarde.

Se lidiaron seis toros de La Punta, de bonitas hechuras, pero parejos en las pocas opciones que dieron a los toreros. El mejor el sexto, que salvó el honor de la divisa. Los otros cinco sin emplearse, sin terminar el recorrido en los muletazos y algunos sin trasmisión,

Barba tuvo una digna labor en sus dos enemigos, con deseos con firmeza y estuvo muy por arriba tanto del primero como del cuarto toro. Mató pronto a los dos y en ambos saludo en el tercio.

“El Capea”, en el segundo con un astado con peligro sordo y sin emplearse, intentó sin lograr el propósito deseado. Mató pronto, silencio, y en el quinto, otro ejemplar con falta de raza, lo pinchó varias veces para escuchar muestras de desaprobación.

Macías se vio más suelto y decidido que sus compañeros tanto en el tercero, que estuvo machacón y lo mató pronto para saludar en el tercio, como el sexto, el mejor, que lo aprovechó para realizar lo de más valía en la tarde, tanto con el capote como con la muleta. Faena que fue de menos a más con momentos que calaron mucho y terminó de estocada para dos orejas y otra salida a hombros.-Efe

Toros | Más

Todo está lista para la próxima corrida en la Plaza Mérida, el domingo.

Desencajonados

Los toros de la ganadería de Begoña que serán lidiados el domingo fueron desencajonados ayer en los corrales del coso de la Avenida Reforma, bajo la supervisión del juez de plaza Ulises Zapata León.

Cartel internacional

Alternarán: la figura de México Eulalio López “El Zotoluco”, el francés Sebastián Castella y Michelito Lagravere.




Volver arriba