La tragedia vuelve a los ruedos

Mueren un forcado y un torero local en domingo de luto

1 / 2


El momento de la pega en que "Señor de las labranzas", de Rancho Seco, hirió mortalmente a Eduardo del Villar, anteayer en Seybaplaya


Los forcados, generalmente, no se doblegan por nada. Eduardo del Villar hizo lo que hubiera hecho siempre: si fallaba al primer intento, regresaba de inmediato para una segunda oportunidad de realizar la pega.

Lo hizo. Un golpe en la ceja no le impidió regresar. Y, taurinamente, cumplió: la pega, a simple vista, parecía perfecta para el cabo de los Forcados Hidalguenses en la corrida estrella de la feria de Seybaplaya, Campeche, en un domingo trágico para los toros en la Península, pues igual falleció por una cornada Luis Miguel Farfán Martín, de 22 años de edad, vecino del municipio de Sacalum, de la cuadrilla los “Chivos”. La cornada en el corazón fue fulminante (los datos los presentamos en la Sección Local).

En Seyba, el toro de Rancho Seco, que quedó prácticamente copado por los forcados, le rompió la femoral al malogrado armador.

Nadie imaginó el fatal desenlace. Cuando lograron arrebatar a Eduardo del asta de “Señor de las labranzas” (nombre del tristemente célebre toro), comenzó el drama. Y minutos después, todo terminó en tragedia en un hospital de San Francisco de Campeche.

La herida fue en una de las arterías más importantes del cuerpo humano, la femoral, que es continuación de la artería ilíaca externa. La cornada fue en la zona de la ingle y, según comenta Bruno Vogt, forcado compañero del fallecido, tuvo salida a la altura del estómago. Del Villar, de 26 años, llegó todavía con vida al hospital “Miguel Osorio”, donde se intentó revivirle.

Del Villar perdió mucha sangre en la propia plaza de toros, en la cual permaneció demasiado tiempo, y después durante el trayecto, por lo que falleció poco tiempo después de llegar al nosocomio.

A las 6:30 de la tarde se vivió el momento trágico. “Estuvo cab… Nadie lo imaginó”, comenta un aficionado presente en el festejo.

“La gente se asustó, todos nos asustamos, pero nadie imaginaba lo que pasaría, hasta que lo dijeron en el micrófono. La gente quedó como muda. Todos quedamos así, sorprendidos”.

A Eduardo le correspondió la pega del primer toro, lidiado por el rejoneador Emiliano Gamero, un cárdeno delantero, bien presentado y bravo para el caballo.

Luego del percance, todo siguió normal, entre gente incrédula por lo ocurrido.

Federico Pizarro, enterado de la noticia, le brindó la muerte del toro al ya malogrado forcado.

Una noche que sería de fiesta terminó de luto. Horas después del festejo, la gente seguía comentando en el tablado y los alrededores de la feria, mientras a nivel nacional corría como reguero de pólvora la noticia. En México, España, Francia… En la geografía taurina se hablaba del lamentable suceso. Twitter y Facebook inundaron de comentarios al respecto.

Ayer, el torero, pues los forcados también son toreros, fue velado en Tulancingo, Hidalgo, cuna de muchos forcados.- Gaspar Silveira

¿Quién fue?

Eduardo del Villar

Eduardo Alejandro del Villar Zanacona nació el 3 de abril de 1988. Debutó como forcado el 12 de octubre de 2005 en Santa Clara, y fue fundador del grupo de Forcados Hidalguenses.




Volver arriba