Jerónimo resucita a la escuela “silverista”

Triunfos yucatecos en Poc Boc y abren muestra de Peraza

Una de las esculturas del maestro Humberto Peraza, que fue inaugurada ayer en el Paseo de Montejo. A la derecha, Jerónimo

Los toros de Carranco deslucieron casi toda la 12a. corrida de la Temporada Grande de la Plaza México… casi toda por fortuna.

El toreo de Jerónimo, muy a la antigua, hizo evocar a la vieja escuela mexicana que tuvo en Silverio Pérez a uno de sus grandes exponentes, y el torero tlaxcalteca hizo muchos méritos para llevarse la única oreja de una tarde que iba a resultar desabrida como otras tantas.

Otro mexicano, Mario Aguilar, tuvo destellos toreros y de calidad. En la corrida también actuó el español Leandro Marcos, quien no tuvo mucha suerte en la confirmación de su doctorado.

Con una floja entrada, unas cuatro mil personas, se lidiaron siete toros, uno de regalo, del hierro de Carranco, muy en tipo de su procedencia, aunque muy justos de presencia, fuerza, raza y transmisión, pues no se empleaban a fondo.

Jerónimo, con el segundo, estuvo muy bien, con deseos y talento, entendió al astado en una faena con momentos de calidad, toreando inclinado, como Silverio y otros más, para arrancar ovaciones.

Lo mató de soberbia estocada y fue premiado con una oreja.

Con el cuarto estuvo nuevamente entregado, con destellos que calaron en los tendidos, pero el toro no dio para más y mató pronto. Palmas.

Para el domingo se anuncia a Fabián Barba, Arturo Macías y “El Capea”.

Corrida en Poc Boc

El domingo pasado se realizó una corrida en la población campechana de Poc Boc, muy cercana a Yucatán, donde Michelito Lagravere cortó dos orejas, el rejoneador Cuauhtémoc Ayala dio vuelta, y el español Manuel Ortega igual tuvo vuelta.

Ayer, en el Paseo de Montejo, fue abierta la exposición “Inmortalidad y Pasión en la Escultura Humberto Peraza”. La muestra del maestro yucateco del mismo nombre fue inaugurada por el alcalde Renán Barrera Concha. Guadalupe Peraza Avila, hija del escultor, recibió un homenaje a nombe de su padre, ausente por indicaciones médicas.- Gaspar Silveira Malaver




Volver arriba