Importante debut de Michelito Lagravere en Europa

Importante debut de Michelito Lagravere en Europa

Oreja de mucho peso a un toro de vuelta al ruedo en Arles. El diestro destaca las cualidades del astado del Capea

Un recorte del torero yucateco Michelito Lagravere tras recibir al toro de "El Capea", que aparece al fondo con su hijo, ayer en el Coliseo de Arles, donde cortó una oreja

Había mucha expectación por ver en el ruedo de Arles al torero más joven en convertirse en matador. La crítica esperaba mucho de Michelito Lagravere Peniche.

Al final, por lo que se dice, convenció a la mayoría por la dimensión de su toreo ante un ejemplar de “El Capea” que fue de bandera y recibió de premio la vuelta al ruedo.

Michelito, hoy con 16 años, cumplió con creces en su estreno en ruedos europeos.

Su primer enemigo, empero, no le permitió mostrar su mejor cara ni sus argumentos toreros. “En el primero honestamente no me he acoplado, pero muy feliz con lo hecho con el segundo”, escribió el joven torero yucateco tras el festejo matutino en el Coliseo de Arles, que ayer, además de las dos corridas que escenificó, fue el sitio ideal para una manifestación en favor de la tauromaquia, con más de 10 mil personas allí, incluidas varias de las principales figuras del toreo mundial.

El segundo fue, sin duda, un gran toro, como describen los portales. El mismo diestro vecino de la calle 83 en el centro de Mérida lo cuenta: “Una oreja en mi debut europeo, un toro muy bueno y noble de ‘El Capea’”.

Su debut estaba saldado con nota alta. El nervio que había contado dos días antes al Diario quedó de manifiesto, y era lógico, según apuntan varios críticos, que destacaron el estreno europeo con comentarios positivos.

Vestido de vino y oro (terno obsequiado por el empresario espiteño Alberto Basulto Soberanis), Michelito brindó su primer toro en Europa a su padre, el matador Michel Lagravere. Posteó en su muro de Facebook lo siguiente: “Por cierto el toro de mi debut en Europa se lo brinde a la persona que más me ha defendido en toda mi vida… Mi papa”, junto a la imagen en la que padre e hijo aparecen fundidos en un abrazo.

El debut le dejó satisfecho, pero ahora viene lo más difícil: ratificar lo hecho. Tiene otras fechas en Europa más adelante, pero la crítica le esperará con otros ojos.- Gaspar Silveira Malaver

Etiquetas: