Germán Rodríguez se va agradecido

Germán Rodríguez se va agradecido

El sobresaliente, ovacionado en la Paza Mérida

El colombiano Germán Rodríguez inició muy bien 2014, con destacada y reconocida actuación en la Mérida

Desde que llegó a Yucatán hace varios meses, Germán Rodríguez esperaba un empujón en sus aspiraciones por trascender.

En su natal Colombia o en México, la Fiesta es difícil cuando se empieza. De novillero se sufre mucho más que en alguna otra faceta de la Fiesta.

Anteayer en la Plaza Mérida, el novillero colombiano vivió sus momentos más emotivos en Mexico, cuando incluso le hicieron salir una y otra vez a protagonizar los quites en la tradicional corrida de Año Nuevo.

“Feliz, muy contento por lo que la afición me hizo vivir”, comentó el menudito novillero, quien una y otra vez fue ovacionado.

“Siempre dije que sería un sueño torear en una plaza como la Mérida”, añadió Rodríguez, cuya presencia en Yucatán se ha dado gracias al apoyo de varios taurinos, que le han echado sus vacas e invitado a sus ganaderías.

Alguna vez dijo que “hay que ir paso a paso”.

No se equivocó. Fue paciente, esperó y en Año Nuevo, de sobresaliente, fue uno de los grandes triunfadores.

No se inmutó pese a la dureza de los atados de El Jagüey y Rancho Seco. Allí estuvo blandiendo el capote, por verónicas, tafalleras, gaoneras y chicuelinas. Le gritaron una y otra vez “torero, torero”, una voz de las que consagran, aunque él apenas se abre paso.

Al final, cuando salieron del ruedo los rejoneadores, protagonistas de la tarde, Germán se plantó en el centro de la arena para despedirse del público que le dio una última, gran ovación.

Pero no era todo. En el patio de cuadrillas era esperado por aficionados que buscaban una foto del recuerdo con el sobresaliente, cuyo nombre no apareció en los carteles, pero salió como uno de los triunfadores de la primera tarde del año en la Plaza Mérida.- Gaspar Silveira




Volver arriba