Tina Maze, la zarina

La eslovena llega esta vez sola en lo más alto del podio

1 / 4


A la izquierda, Tina Maze en festejo zambulléndose en la nieve, mientras un camarógrafo la capta. Arriba, en el podio, flanqueada por Anna Fenninger (izquierda) y Viktoria Rebensburg. A la derecha, Tina en plena acción


KRASNAYA POLYANA, Rusia (AP).- Esta vez, Tina Maze no tuvo que compartir la medalla de oro con nadie. La esquiadora de Eslovenia conquistó ayer su segundo título del esquí alpino de los Juegos de Sochi al imponerse de principio a fin en el slalom gigante.

Bajo una ráfaga de lluvia, nieve y neblina, las condiciones para descender en las montañas de Krasnaya Polyana fueron complicadas.

Con el número uno en el pecho, Tina cumplió dos cautelosas bajadas para superar por siete centésimas a la austríaca Anna Fenninger. A diferencia de la semana pasada, cuando empató por el oro con la suiza Dominique Gisin en el descenso, Tina se encaramó en lo más alto del podio sin compañía.

Con su segunda victoria, se ha erigido en la reina del esquí alpino en Sochi. También quedó cuarta en la supercombinada -marginada del podio por 10 centésimas- y fue quinta en el súper gigante. Desde 1972 nadie había logrado el doblete en el descenso -la prueba de la velocidad pura- y el slalom gigante -el examen de usar la técnica para las vueltas en las banderillas-. La última en hacerlo fue la suiza Marie-Theres Nadig en los Juegos de Sapporo.”Intento ser la mejor”, dijo Tina.La eslovena dio rienda suelta a su festejo zambulléndose en la nieve, fingiendo que estaba nadando.”¿No se sentía como una piscina? Estábamos todos empapados, así que me dije ¿por qué no?’”, relató. “Ha sido un día espectacular”.

Hola naranja

Holanda prosiguió su recital en el patinaje de velocidad con un cuarto triplete. Jorrit Bergsma fijó un récord olímpico al superar a sus compatriotas Sven Kramer y Bob de Jong en los 10,000 metros, el maratón en el óvalo. Los holandeses contabilizan 19 medallas y aún les quedan tres pruebas para alejarse aún más del récord previo de 13 que Alemania Oriental fijó en Calgary 1988. En otros resultados, el francés Pierre Vaultier se consagró campeón del snowboardcross masculino; y Corea del Sur rebasó a China en la última vuelta y se alzó con el título del relevo femenino de 3,000 metros en el patinaje de pista corta.

Noruega sumó dos oros mediante Emil Hegle Svendsen en el biatlón de 15 kilómetros con salida en grupo; y Joergen Graabak en la combinada nórdica (esquí de fondo y saltos con esquíes en distancia larga).

Famosa además por un vídeo musical en el que simula movimientos de esquí mientras baila, Tina había tenido una frustrante temporada, con tan sólo una victoria en el circuito de la Copa del Mundo tras un brillante 2013 en el que rompió el récord de puntos de la campaña.

“Mi plan fue exhibir mi mejor nivel aquí”, dijo Tina, quien en enero tomó la decisión de cambiar de entrenador.

La alemana y campeona vigente Viktoria Rebensburg fue tercera, a 27 centésimas del tiempo de 2 minutos y 36.87 segundos que Tina acumuló en las dos mangas.

Mikaela Shiffrin, una adolescente que es la gran promesa del esquí estadounidense, figuró quinta en su bautismo olímpico, alejada del podio por 23 centésimas.

La novedad de la prueba fue la participación de Vanessa-Mae, la afamada violinista clásica, que compitió bajo los colores de Tailandia y con el nombre de Vanessa Vanakorn. Fue la más lenta en ambas mangas, a 50.90 segundos detrás de Tina.

Luego de 12 jornadas, Alemania encabeza la tabla de medallas con ocho de oro y 15 en total. Noruega le escolta con siete oros, por delante de las seis de Holanda, todas conseguidas en el óvalo.

En tanto, el equipo ruso de hockey -que carga con una enorme presión para salir campeón- avanzó a los cuartos de final tras vencer 4-0 a Noruega.



Volver arriba