Una final rubia en el BIC

Indy de Vroome y Rebecca Peterson, hoy por la corona

La holandesa Indy de Vroome calificó a la final del Circuito Femenil de Tenis, que se realizará hoy en el BIC

El Circuito Femenil de Tenis tendrá una final muy juvenil esta tarde, a partir de las 17 horas, entre la holandesa Indy de Vroome (273 de la WTA y 17 años de edad) y la sueca Rebecca Peterson (411, 18), en la cancha central del Centro BIC de Alto Rendimiento.

Con triunfos claros, ambas rubias avanzaron a la gran final de este torneo profesional de tenis, que reparte 25,000 dólares en premios. La promesa holandesa superó a la canadiense de origen egipcio Heidi El Tabakh (27 años), 6-3 y 6-2, y la sueca a la española Nuria Parrizas-Díaz (22), 6-4 y 6-1.

La entrada es gratuita y abierta al público.

Para Indy será su tercera final en sus últimos cuatro torneos: se coronó en Tampico y, tras jugar en Toronto, fue finalista en Monterrey. Va por su tercer título en singles en torneos de la ITF, y Rebecca, por su cuarto.

La holandesa volvió a mostrar su clase, técnica y fortaleza por las que muchos la ven como una futura estrella del tenis, y aunque de nuevo tuvo problemas para controlar su poderoso servicio (cometió cinco dobles faltas, y en su partido de cuartos de final, 7), ni siquiera este hándicap pudo reducir sus posibilidades de victoria.Indy, quien acostumbra a palmearse el muslo izquierdo como una forma de darse ánimos, utilizó en al menos tres ocasiones una combinación que tiene muy hecha: luego de un tiro profundo, una “dejadita” muy pegada a la red, a la que la canadiense no pudo llegarle nunca. Los mejores momentos de Heidi fueron en el quinto “game” del primer set, en el que retuvo el servicio dejando a su rival en cero, para irse arriba 3-2, y el primero del segundo parcial, en el que le rompió el saque a la holandesa, quien de inmediato se repuso y quebró el de su rival para el 1-1.Heidi logró un solo rompimiento, e Indy, 5.El potencial de Indy seguramente aumentará en grado superlativo una vez que la joven madure, aunque ya da muestras de fortaleza mental al no bajar los brazos en momentos de apremio. Si bien de pronto se sale de sus casillas, casi de inmediato la calma retorna a ella y lucha con todo para recuperar terreno.En el segundo set, con el 2-2 en la pizarra, Indy ganó cuatro “games” en fila para encaminarse a la victoria. Incluso, en el último juego, con Heidi al servicio, la holandesa no cedió ni un punto.Con Indy arriba 2-1 en el segundo parcial, se pidió asistencia médica para la nativa de Alexandría, Egipto. Se pensó que una lesión podría arruinar esta semifinal, pero lo que ocurría en realidad era que Heidi quería repelente para los moscos.

En el primer encuentro de la jornada, la española Nuria ofreció resistencia en el primer set, pero se le acabó el gas y arrió banderas en el segundo.”Ya no podía más. En el primer set lo intenté todo, jugué a ‘full’, y ya no me veía con fuerzas para el segundo”, dijo la oriunda de Granada.Nuria dijo no estar conforme con haber perdido en semifinales, pero agregó que su balance es satisfactorio si se considera que es primera vez que viene a México y tuvo que adaptarse al cambio de horario y clima.”Jugué muy buenos partidos aquí, lo que me deja muy contenta”, añadió la española, quien se quedará en Mérida para jugar, a partir del lunes, la segunda etapa del Circuito Femenil, también en el Centro BIC.Acerca de Rebecca, dijo que falló muy poco: “Jugó muy bien, se vio sólida, potente, para ganarle hay que tirarle muchas bolas, y eso es algo que yo ya no podía hacer”.Rebecca cerró a tambor batiente, dejando en cero a su rival en el último “game”. La sueca sumó cuatro saques as.

Rebecca se quedó con las ganas de obtener su cuarto título de dobles como profesional al caer en la final, en pareja con su compatriota Hilda Melander, ante la estadounidense Chieh-Yu Hsu y la argentina María Irigoyen, 4-6, 7-5 (5-10).

En la final de dobles, luego que las suecas perdieron el primer set y que ambas parejas se rompieran su primer turno al servicio, las suecas tomaron ventaja de 4-2, y aunque dejaron que sus rivales se acerquen 6-5, les quebraron el saque para llevarse el parcial 7-5.En la muerte súbita, Hilda y Rebecca parecieron enfilarse al triunfo al ponerse 4-1, pero perdieron cuatro puntos seguidos para que Chieh-Yu y María den la vuelta a la pizarra, 4-5. Todavía las suecas igualaron 5-5, mas en un abrir y cerrar de ojos cayeron a 5-9. Todavía consiguieron otro puntito antes que las ahora monarcas logren el decisivo.

Tras la final de dobles se llevó al cabo la ceremonia de entrega de premios a las parejas finalistas.




Volver arriba