Toda una hazaña en París

María Sharapova conquista su 2o. Abierto de Francia

Nada fue fácil para María Sharapova en la final del Abierto de Francia.

Tuvo problemas frecuentes con los saques, debido a un hombro recién intervenido quirúrgicamente, lo que resultó en 12 faltas dobles. Aquellos disparos que habrían sido irresistibles para la mayoría de sus oponentes fueron bien respondidos por la rumana Simona Halep.

Las ventajas, que la rusa es usualmente capaz de mantener, desaparecían en un parpadeo. La tarde era bochornosa, con temperaturas de más de 20 grados Celsius y cada punto era difícil de conseguir. Con todo, María estuvo a la altura.

En un duelo por el título entretenido y oscilante -la primera final de mujeres que va a tres sets en Roland Garros en 13 años- María mostró que ella es resistente, sobre todo en la arcilla roja que solía desconcertarla. Superó ayer a Simona 6-4, 6-7 (5) y 6-4 para conquistar su segundo título del Abierto de Francia en los últimos tres años.

“Esta fue la final de Grand Slam más dura que he jugado”, dijo María en la cancha. Fue su quinto trofeo importante. Sorprendentemente, la rusa posee ahora dos títulos en París, junto a uno en Wimbledon en 2004, otro en el US Open en 2006 y el Abierto de Australia en 2008.

“Nunca pensé, hace siete u ocho años, que iba a ganar más torneos en Roland Garros cuando tuviese 27 años que cualquier otro Grand Slam”, dijo María tras el partido de tres horas con dos minutos, la final femenina más larga del Abierto de Francia desde 1996, cuando Steffi Graf venció a Arantxa Sánchez 10-8 en el tercero.

El de ayer también fue la primera final femenina en París en irse a tres sets, desde que Jennifer Capriati venció a Kim Clijsters 12-10 en el tercero en 2001.

Emociones

“En realidad, este torneo significa mucho para mí. Cuando yo era joven y estaba creciendo, éste era un torneo que yo quería ganar”, declaró María. “Pensar que lo he ganado dos veces es, no lo sé. Estoy tan emocionada en este momento que ni siquiera puedo hablar”.

Nada mal para alguien que una vez dijo que se sentía como una “vaca sobre hielo” a la hora de jugar en tierra batida, una superficie lenta y exigente que requiere de un excelente juego de piernas.

Ahora que ella sabe cómo moverse en arcilla, podrá estirar puntos cuando sea necesario. Desde inicios de 2012, María tiene una foja de 54-4, con siete títulos en tierra batida. También ha ganado 20 partidos consecutivos en arcilla de tres sets, incluyendo cuatro consecutivos esta semana.

Como durante todo el torneo, la rusa volvió a tener problemas con su saque en la cancha Philippe Chatrier, pero pudo contener a la cuarta preclasificada y ganó el último game con su saque.

Después que un derechazo final de María forzó un error de revés de Halep, la rusa se dejó caer de rodillas y puso la cara entre las manos. Luego miró a su equipo en las gradas antes de caminar a la red y estrechar la mano de Simona.

María también ganó en Roland Garros en 2012, cuando completó el Grand Slam en su carrera. Ella perdió la final del año pasado ante Serena Williams.

Simona, una rumana que ocupaba el puesto 57 del ranking mundial antes del Abierto de Francia de 2013, jugó su primera final de un major.

“Es mi primer discurso en un Grand Slam, así que esto es emocionalmente muy difícil para mí”, dijo Simona, dirigiéndose a la multitud después del partido. “Me gustaría tener muchos más, pero por supuesto que éste será muy especial para mí toda mi vida”, agregó.

Dura batalla

Ni María ni Simona fueron capaces de mantener su saque de forma sistemática, con 16 rompimientos de saque combinados en el partido. En los 10 games de la serie final, hubo cinco rompimientos. En cierto momento, ambas lograron una racha de seis rompimientos de servicio consecutivos, comenzando por los últimos cuatro games de la segunda serie y terminando después de los dos primeros de la tercera.A menudo María parecía estar en control, incluso en el desempate. Ella alcanzó 5-3, a dos puntos de la victoria, pero luego perdió los siguientes cuatro puntos para igualar el marcador en un set por jugadora. El juego de María en arcilla ha mejorado enormemente en las últimas temporadas, pero su saque sigue dando problemas. Perdió el primer set en cada uno de los tres partidos anteriores en Roland Garros, con nueve dobles faltas en la victoria de semifinales sobre Eugenie Bouchard. Tuvo ocho dobles en los cuartos de final.

Aunque María ha sido una estrella en el tour desde hace una década, la rumana Simona, de 22 años, ha subido recientemente en la clasificación y alcanzará mañana lunes el tercer sitio.

Simona buscaba convertirse en la segunda tenista de su país en ganar un título de Grand Slam. Viriginia Ruzici, ahora entrenadora de Simona, ganó el Abierto de Francia en 1978.- AP



Volver arriba