Siete semanas de experiencias gratificantes

El recién concluido Festival del Tenis en Mérida sienta un precedente sin parangón en el país; organizarlo es un esfuerzo enorme que se debe valorar y reconocer, apunta Jorge Robleda Moguel, “padre” de la Copa Mundial Yucatán y con experiencia como directivo tanto en la Federación Mexicana (FMT) y en la Asociación yucateca (ATY) del deporte blanco.

El Festival del Tenis, como se sabe, abarcó siete semanas ininterrumpidas de acción e incluyó el Circuito Varonil Dixon Vinci (tres etapas), la Copa Mundial Yucatán, el Campeonato de México (los 16 mejores del país en categorías infantiles y juveniles) y el Circuito Femenil (tres semanas), siendo sedes el Centro BIC de Alto Rendimiento, el Club Campestre y el Yucatán Country Club.

Durante cinco años, Robleda Moguel fue director del Campeonato Nacional de Primera Fuerza y durante otros tantos del Circuito Internacional conocido primero como Raleigh y, posteriormente, Viceroy. Este último repartía 75,000 dólares en premios a lo largo de cinco semanas, jugándose en diferentes sedes: Distrito Federal, Guadalajara, Monterrey, Tijuana y Puerto Vallarta, donde se cerraba con el Torneo de Maestros. En Mérida, con una sola ciudad como sede, el equipo de Nicolás Madáhuar organizó dos torneos profesionales (cada uno de tres etapas), con un total de 105,000 dólares (30,000 en la rama varonil y 75,000 en la femenil).

¿Qué opinas del Festival del Tenis?

“En 35 años dentro de este deporte no he sabido de nadie que haya hecho algo similar, que se involucre en tantos torneos durante siete semanas. Es un esfuerzo plausible de Nicolás Madáhuar (Bohem, vicepresidente Sección Sur de la FMT y principal promotor del Festival del Tenis), es un esfuerzo de titanes”.

“Además, hay que tomar muy en cuenta que cada torneo (etapa) del Circuito Femenil fue de los llamados ’25,000 + H’. ya que incluyó también hospedaje gratuito para los que ingresaron al ‘draw’ principal. Es decir fue un evento de más de 100,000 dólares, y sobre esta cantidad se da el equivalente en puntos de la Asociación Femenil de Tenis (WTA, por sus siglas en inglés). Nadie ha hecho algo así en el país. Otro ejemplo: Olga de la Fuente (principal promotora de tenis femenil en México), organizará siete torneos durante el próximo año en distintas sedes. No es comparable”.

¿Cuál es el aspecto más importante que arrojan estos Circuitos?

“Lo más importante es haberlos hecho. Siete semanas seguidas de tenis es un plazo muy largo, es un montón. Sé muy bien que todo el equipo de trabajo de Nico tuvo un desgaste muy fuerte en ese tiempo, porque meterse a organizar un evento de este nivel conlleva mucho más de lo que se ve, tras bambalinas hay una enorme y compleja labor. Jesús Topete (ex presidente de la FMT) me dijo en una ocasión que hacer un torneo es como un reloj: la gente ve las manecillas, no la maquinaria que hace que éstas caminen.

“No sé qué es lo que hará Nico el próximo año, pero el esfuerzo realizado esta vez es lo que hay que premiar, lo que hay que reconocerle. Logró seducir a patrocinadores, tenistas y aficionados”

¿Hasta dónde llega la responsabilidad de los organizadores?

“El torneo es el responsable moral de todos los que participan en él, incluso de aquél que se enferma a la medianoche, del que necesita apoyo para cambiar su boleto de avión. Durante la Copa Mundial Yucatán nos ha tocado resolver y atender situaciones muy extrañas, como, por ejemplo, dónde hay una sinagoga”.

“La Copa es un torneo ya de 27 años. Si yo lo suelto, si renuncio a él, hay otras personas que podrán continuar haciéndola, pero de seguro tendrán problemas porque hay quienes colaboran conmigo durante todo el año para organizar cada edición y si los quitas el torneo se colapsa. Esa es la importancia de un buen equipo de trabajo”.

¿Cuán importante para el tenis mexicano es mantener este tipo de torneos?

“Mantenerlos, de entrada, es un gran problema. Se requiere conjuntar un gran equipo de trabajo dispuesto a apoyarte siempre y a toda hora, así como recibir el apoyo de los patrocinadores.

“El Centro BIC de Alto Rendimiento reúne ya a los mejores prospectos de México y estos torneos son una gran oportunidad y aliciente para ellos y otros talentos que vienen de diferentes partes del país. Les das a ellos eventos de buen nivel y sin tener que salir de la República”.

“No he platicado con Nico, pero seguramente se enfrentaron a varios problemas antes y durante los torneos. Nosotros ya nos sentamos a evaluar la 27ª. Copa Mundial Yucatán, a detectar errores para subsanarlos para el siguiente año, y supongo que Nico hará -o ya hizo- lo propio con su gente a fin de mejorar y perfeccionar lo que nos ofreció esta vez a los amantes del tenis. La gran ventaja es que ya hizo siete semanas ininterrumpidas de tenis, con torneos amateurs y profesionales. Ya vimos que no es un sueño, ni una utopía, que sí se puede organizar, ahora él y su equipo de trabajo tienen la palabra para 2014″.- Colaboración de Miguel Alejandro Flores Melo




Volver arriba