Tenis sobre las olas en Acapulco

Grigor Dimitrov y Eugenie Bouchard juegan en el mar

Arriba, el instructor Oscar Trejo, y a la izquierda, el silbante local Pablo Ángulo, de frente, y la quintanarroense Alexa Fierro, en el entrenamiento.  Abajo, aparece otro grupo de árbitros

ACAPULCO (EFE).- El búlgaro Grigor Dimitrov y la canadiense Eugenie Bouchard jugaron tenis unos minutos en una cancha flotante en la bahía de Acapulco, previo al Abierto Mexicano.

Una plataforma de aproximadamente 14 metros de largo por cinco de ancho fue adaptada para que ambos tenistas “pelotearan” en una exhibición preparada por los organizadores del evento.

Tanto el búlgaro como la canadiense, que se encuentran entre los favoritos para avanzar a la final del Abierto en sus diferentes ramas, se mostraron dispuestos y divertidos con el juego flotante, aún con las condiciones inestables del mar.

Para la exhibición, los tenistas viajaron 10 minutos en yate desde la zona del torneo, llamado Acapulco Diamante, a la plataforma flotante situada en la playa Papagayo en la bahía.

El juego duró 15 minutos y tras algunos “puntos ganadores” los jugadores se dieron un chapuzón que fue festejado por varios aficionados que se acercaron en diversas embarcaciones pequeñas a la plataforma.

Con esta exhibición, los organizadores del Abierto replicaron un modelo usado en otros torneos que resulta atractiva para que las sedes muestren sus bondades como destinos turísticos.

Viene lo serio

Pero para Dimitrov y Eugenie la diversión terminará, pues ambos inician hoy su participación en el torneo, donde enfrentarán en la primera ronda al australiano Marinko Matosevic y a la israelí Shahar Peer, de manera respectiva.




Volver arriba