Sergio Flores se lleva la tarde en Motul: 2 orejas

El joven torero sale a hombros ante un lleno

1 / 4


Sergio Flores lidiando su segundo toro de la tarde, ayer
Sergio Flores espera que el astado de "Begoña" doble tras pegarle una estocada entera, ayer ante un lleno en la Monumental Avilés de Motul
Arriba, Pablo Hermoso aplica un rejón de castigo. A la derecha, Fermín Spínola aguanta la embestida del toro de "Los Encinos"


MOTUL.- Ante un lleno en la Monumental Avilés de Motul, Pablo Hermoso de Mendoza confirmó su primacía en el capítulo del toreo a caballo, y Sergio Flores deslumbró con su entrega y calidad, prometiendo a la afición yucateca que será uno de sus consentidos en los años por venir.

La presencia de Pablo es rotunda. Se nota en los tendidos y en la monta de sus jacas toreras.

Ayer, el navarro ofreció dos lidias distintas, llevándose los honores con su segundo -el quinto de la tarde- con una faena muy elaborada, provocando las embestidas y aguantando, toreando con la cola y el anca y rematando la suerte con varias piruetas en la misma cara del toro. Con ritmo y cadencia. Con precisión y estética. En tenor parecido, la faena a su primero ya prometía aquel concierto. Fue una pena que no le alcanzara la fortuna para verlo consumar la suerte suprema, que le impidió pasear los trofeos ganados a pulso.

En plan grande

La tauromaquia de Sergio Flores es depurada, académica y sólida, con destellos de un estilo propio del que se hablará con fuerza en los años por venir. Ayer, el joven veinteañero cayó de pié en Yucatán entero.

La gente vibró con él y los olés largos y profundos que escuchó, surgieron de su convicción torera.

Si en su primero estuvo voluntarioso y firme resolviendo las complicaciones de su adversario, con el que cerró plaza se mostró artista y valiente, pues había que pisarle el sitio exacto para que el toro se entregara. Citando al hilo, templando el trazo y rematando cada muletazo con mucho mando y mano baja, Sergio fue bordando una faena que se guardará en la memoria de cada aficionado que vibró asistió ayer al coso motuleño.

Firmó con una estocada entera y salió a hombros con dos orejas, como invitaciones a volver pronto.

No fue la tarde de Fermín Spínola, quien se fue de Motul debiéndole a la afición una dosis mayor de entrega.- Antonio Rivera Rodríguez




Volver arriba