Seattle: lo que sigue

Malcolm Smith durante el tradicional paseo del Jugador Más Valioso del Súper Bowl al lado de Mickey Mouse, ayer en Disneylandia

Carroll, con la mente puesta en el próximo título

NUEVA YORK (AP).— Menos de 12 horas después de ganar el Súper Bowl, el entrenador en jefe de los Halcones Marinos de Seattle, Pete Carroll, ya estaba pensando en la próxima temporada.
“La primera charla la haremos mañana… Los muchachos se extrañarían si no lo hacemos”, expresó Carroll ayer. “Ya estamos pensando en lo que se viene y no en lo que pasó.  Hay que tomarse todo con calma”.

Carroll ofreció una conferencia de prensa en un hotel de Manhattan junto con Malcolm Smith, el jugador más valioso del partido que Seattle le ganó 43-8 al estelar quarterback Peyton Manning y sus Broncos de Denver.
Seattle tiene uno de los planteles más jóvenes de la NFL, con un promedio de edad de 26.5 años. Su quarterback Russell Wilson lleva apenas dos años en la liga, lo mismo que Jermaine Kearse, quien recibió uno de los dos pases de touchdown que hizo el mariscal. El otro lo atrapó Doug Baldwin, quien tiene tres años en la liga.

El mismo tiempo llevan Richard Sherman y Smith, quien con sus 24 años es el cuarto más joven elegido como el Más Valioso del Súper Bowl.

“Ya sabemos lo que cuesta llegar aquí”, expresó Smith. “Y ahora vamos a estar en la mira de todos”.
Smith es apenas el tercer apoyador elegido el más valioso, premio que se llevó gracias al touchdown que anotó tras una galopada de 69 yardas luego de interceptar un pase de Manning en la primera mitad y lograr la recuperación de un balón suelto en la segunda.

Relató que durante el partido algunos compañeros le dijeron que podía ser el Más Valioso.
“’No, eso no me lo dan a mí”, les respondía”.

Carroll dijo que el gerente general John Schneider se ha manejado de modo tal que los Halcones Marinos no tendrán los problemas que han tenido otros equipos que son desmantelados luego de ganar el Súper Bowl.
Los Patriotas de Nueva Inglaterra (2004-05) son los únicos que han salido campeones dos años seguidos en los últimos 25 años.

Generalmente, cuando un equipo sale campeón muchos jugadores se van tentados por mejores contratos y otros exigen aumentos.

“John Schneider hizo un trabajo extraordinario, que evitará que el equipo se desarme”, dijo Carroll.
A Carroll se le mencionó que el resultado final fue digno de un partido muy disparejo de fútbol americano universitario.

“Se sintió como si fuera uno. Y el resultado lo fue”, respondió. “No sé qué, pero algo raro está pasando. Al finalizar el primer cuarto me senté y les dije, “ahora empieza lo lindo”.

“Y ¡pam! ¡pam! ¡pam! Al cierre de la primera mitad estábamos 22-0”, manifesto.

Cuando empezaron a anotar, no pararon. “Fue como una avalancha”, expresó el técnico.

Todo calculado
El partido se jugó con temperaturas templadas. Pocas horas después, cayó una fuerte nevada.
“No sé cómo lo hizo, pero (al comisionado de la NFL Roger Goodel) le salió todo bien, perfecto”, bromeó Carroll. “La NFL es muy poderosa”, al punto de que puede dirigir el clima, añadió.



Volver arriba