Se irá de la cueva el que tenga que irse

Erik Arellano Hernández, presidente ejecutivo de los Leones de Yucatán, fue claro al decir que, por ahora, están vendiendo promesas y expectativas con la serie de refuerzos que han contratado con miras a la temporada 2014 de la Liga Mexicana de Béisbol (LMB).

Y es que esas promesas y expectativas sólo tiene un objetivo: ganar para que los aficionados yucatecos regresen al Parque Kukulcán, después de temporadas en las que las cosas no han salido bien y se han alejado.

“Siempre queremos mejorar y si se nos presenta la oportunidad, pues no nos tiembla la mano para tomar decisiones. Aquí se va el que se tenga que ir, siempre que eso beneficie el club”, dijo el directivo, en una amplia entrevista en el Parque Kukulcán, que está siendo sometido a remozamiento.

Para Arellano Hernández, los únicos seguros son “Manny”, el cargabates, y el mánager Matías Carrillo, de quien agregó: “Se quedará toda la temporada con nosotros y la que sigue, porque tenemos un proyecto importante a futuro enfocado a él”.

“Aquí el que no corra, se va, y si hay una propuesta interesante para mejorar lo haremos. Un claro ejemplo es el caso de Iván Araujo, a quien habíamos pretendido, pero no se había dado, y de repente nos hablan y dicen que está disponible y de inmediato les preguntamos que querían y nos dijeron a José Manuel Orozco, y a pesar de su talento y juventud, lo cambiamos, porque queremos ganar”, expresó.

¿Se hacía difícil el cambio de Orozco, porque era joven y talentoso, y además mazatleco? “Aquí los cambios se dan por beneficio propio, no de que ciudad seas ni nada. No se ha entendido que queremos mejorar el equipo para ganar, simplemente”, comentó.

La meta de ganar y que el Estadio se llene, es porque quieren que el Kukulcán pese y se sienta la presión para el rival.

“Traeremos a la gente de los municipios al Estadio, queremos que conozcan al equipo, se identifiquen y nos apoyen con todo”, expresó.

El directivo selvático comentó que es verdad que se subieron los precios de las entradas, pero “subió la inversión del equipo. Hace dos años la nómina era de alrededor de un millón y medio de pesos, y ahora es una de las más caras del circuito”.

¿QUE LE HACE FALTA AL EQUIPO?

Luego de un sinnúmero de contrataciones, Arellano Hernández informó que en su punto de vista requerirán de un productor de carreras y quizá un tercera base, ambas posiciones serían para extranjeros.

“Nuestra base mexicana ya está bien reforzada. Claro si nos ofrecen un jugador importante que nos ayuden, no lo dudaremos en obtenerlo”, expresó.

Es más en el seno del equipo están tan confiados de la base mexicana que han integrado, que incluso no les corre prisa por los extranjeros que les faltan, y por ello esperarán el recorte de las Grandes Ligas.

“Podemos incluso iniciar sin extranjeros, y tendremos un cuadro mejor que el año anterior”, dijo.

De lo que están convencidos es que tienen una rotación importante, incluso si regresa Luis Vizcaino, entonces estaría de lujo, pues Ricardo Gómez sería su preparador y tendrían un 1-2 de miedo en los relevos.

“Matías Carrillo sólo les exigiría a sus abridores cinco entradas y después entrará nuestro bulpén que estamos seguros de que está muy reforzado”, dijo.

Hoy en día, de acuerdo al presidente ejecutivo melenudo, el cuadro lo formarían con Carlos Mendívil en la receptoría, Fernando “Torito” Valenzuela en la inicial, Ricardo Serrano en la segunda base, el venezolano Maikol González en las paradas cortas, Carlos Valencia en la antesala, Iván Araujo en el jardín izquierdo, el venezolano René Reyes en el central y Ramón Ramírez en el derecho. El designado sería Roberto Saucedo.

También comentó que el jardinero venezolano Jonell Pacheco, quien en 2012 jugó con los Leones, estará de invitado en la pretemporada.

Acerca del por qué tendrán la pretemporada en Mazatlán, Arellano Hernández aseguró que es la mejor propuesta para el equipo, ya que prefieren jugar 9 partidos de preparación con los Diablos Rojos de México que con equipos de los municipios.

“Nosotros vamos a Mazatlán para jugar con los Diablos, porque si ellos vinieran a Mérida, entonces trabajaríamos aquí. Nuestra idea es tener un mejor comienzo que la temporada anterior”, aseguró.

La idea de los nuevos dueños melenudos es ser campeón esta misma temporada, y si no se puede, seguirán con el mismo objetivo, para ser una de las mejores organizaciones de México.- Hérbert O. Martínez Fuente

herbertmartinez




Volver arriba