Positivos en la cueva, pero sigue la mala racha

 

Acciones del encuentro entre Las Águilas de Veracruz y los Leones de Yucatán, en el parque Kukulcán.- (Foto: Carlos de la Cruz Montes de Oca)

Acciones del encuentro entre Las Águilas de Veracruz y los Leones de Yucatán, en el parque Kukulcán.- (Foto: Carlos de la Cruz Montes de Oca)

El Kukulcán vibró en la séptima entrada a ritmo de “Berroa Time”.

Un jit “clutch” de Angel Berroa estuvo cerca de ayudar a los Leones a salir de su primera mala racha de la temporada. Poco después, lo inesperado sucedió: Luis Vizcaíno, quien lució imponente y lleno de seguridad en la novena entrada, cuando retiró en tres hombres, dos por la vía del ponche, para llegar a ocho episodios y un tercio sin permitir anotación –sirviendo 18 chocolates en ese tramo a base de su recta de alrededor de 93 millas por hora y poderoso slider-, se vino abajo en la décima, en la que toleró un cuadrangular de Carlos Rivera, el toletero que fue parte de la selección de Puerto Rico que alcanzó la final del Clásico Mundial, que encaminó a Veracruz a un triunfo de 8-5.

Cómo son las cosas: los campeones defensores comenzaron la jornada últimos en bateo y carreras anotadas en Liga Mexicana, y en el primero de la serie, timbraron ocho veces y conectaron 14 imparables. Dos malos episodios hundieron a los melenudos: el cuarto de cuatro carreras para Mario Zapari y el décimo de tres para Vizcaíno.

La derrota dejó varios detalles interesantes. Uno muy importante para los de casa es que Joe Thurston debe continuar como primer bate. Anoche, el timonel Daniel Fernández se vio obligado a hacer ajustes en su alineación por el problema físico del antesalista Miguel Torrero y el jardinero ex de Grandes Ligas apareció por primera vez a la cabeza del orden al bate, y por lo visto ayer y desde que llegó a la cueva, ese es su lugar. Jonathan Del Campo o Ramón Valdez pueden aparecer como un “segundo primer bate” en el noveno puesto, mientras se recupera Torrero, para que Thurston siga encendiendo la chispa. En el encuentro estuvo tres veces en los senderos y mejoró su porcentaje de embasarse a .390, el mejor en el equipo.

El mejor momento de los rugidores fue en el “lucky seven”. Con dos fuera y uno en base, mostraron el valor de la paciencia y tenacidad en la caja de bateo, como lo hacían cuando los dirigía el hombre que ahora está el frente del dógaut rival: Lino Rivera. Abajo en la cuenta, Thurston y Borges regresaron para negociar pasaportes y congestionar los senderos. A continuación, un turno al bate de gran calidad por parte de Berroa, quien mostró la capacidad que lo mantuvo varios años en el mejor béisbol del mundo. Borges, desde la inicial, apuntó con ambos brazos al dominicano, como diciéndole “este es tu momento”; en la pantalla electrónica aparecía “Berroa Time”. Berroa se mantuvo con vida bateando faules ante el ex león Oscar Verdugo, quien lo tuvo arriba en la cuenta 0-2, y se colocó en 3-2, antes de sacar un cepillazo en el hueco entre primera y segunda base que puso la pizarra 5-5. Desafortunadamente para Yucatán, esa enorme pieza de bateo no sirvió para una victoria, pero fue una muestra de lo que puede lograr el trío de Thurston-Borges-Berroa al frente de la alineación. Borges se fue sin imparable y sigue en un raro slump de bateo.

 

LUCES Y SOMBRAS

Es preocupante que a los problemas físicos de los zurdos Oscar Rivera y Jorge Flores, se sume ahora el de Isauro Pineda, quien estaba programado para abrir anoche. Son dos abridores y el tercera base que están lesionados.

Una buena noticia fue el relevo de René Coss, un joven derecho que tiene el talento para establecerse en el circuito, pero ha sido perjudicado por problemas de control. Les dio a los Leones la oportunidad de reaccionar al no permitir registro en cuatro capítulos, en los que ponchó a tres y dio dos pasaportes. Yucatán también jugó uno de sus mejores partidos a la defensiva. Berroa realizó un elegante lance en la antesala; Borges hizo lo propio en las paradas cortas; el cátcher Héctor Páez atacó muy bien un toque de bola y Thurston salvó a Vizcaíno en la novena con una atrapada en el fondo de la pradera. Es vital el despertar de Roberto Saucedo y toletero, de regreso como cuarto bate, mandó señales positivos al lograr su primer juego de dos imparables en la campaña, el primero de ellos un bombazo a las gradas del jardín izquierdo en la cuarta, cuando Fernando Valenzuela se voló la barda frente a Lorenzo Barceló, extendiendo a 12 un cadena de encuentros con incogible en casa.

 

LINO Y BARCELÓ

De regreso en el parque de la Serpiente Emplumada, Lino hizo lo que lo que caracteriza: propiciar que su equipo fabrique carreras, moviendo a los corredores de cualquier modo. Ayer fue con toques de bola, incluido un squeezeplay. Así, el Aguila tomó ventaja temprano y se despegó en la décima. Fue el tercer éxito en cuatro juegos para el boricua como mánager visitante en los últimos dos años en el Kukulcán. Barceló, muy animado en la loma, desde la cual gesticuló, bromeó y sonrió, dejó en claro por qué los Leones no le ganan desde 2010. En buena parte del juego movió muy bien sus lanzamientos y forzó varios rolatazos (10) y elevados inofensivos. Supo apretar cuando tuvo que hacerlo.

 

SABÍA USTED QUE… El Águila se apuntó apenas su sexta victoria y tuvo su primera oportunidad de salvamento luego de 21 juegos esta temporada. La concretó sin mayor problema Ricardo Gómez.- ANTONIO BARGAS CICERO;  Twitter.com/AntonioBargas

Etiquetas:, , ,